miércoles, julio 17, 2024
spot_img
InicioActualidadChiclana, diez años de crecimiento y consolidación en el sector hostelero

Chiclana, diez años de crecimiento y consolidación en el sector hostelero

Restaurantes de primer nivel convierten a Chiclana en todo un referente gastronómico en la provincia de Cádiz, complementando una oferta turística de calidad

Mucho han cambiado las cosas en Chiclana de la Frontera, especialmente en la playa, desde que en La Barrosa aún ni se hablaba de Paseo Marítimo, mientras las familias disfrutaban de sus días al sol en las casetas instaladas en la arena. De hoteles, nada de nada. Si el Paseo aún no era ni un proyecto, imagínense el Novo Sancti Petri. Y de restaurantes, qué les vamos a contar. Algún chiringuito en plena arena y un par de ventas donde refrescarse.

Pero las cosas han cambiado, y mucho, en todo el término municipal. Los responsables políticos comenzaron a ver el turismo como una fuente de ingresos, no sólo en Chiclana, sino en toda la provincia. Aquí se ha sabido aprovechar al máximo. La construcción del Club de Golf y de la urbanización a su alrededor, ahora ya con los hoteles, supuso el punto de partida de un crecimiento que ha puesto al municipio a la cabeza en cuanto a número de camas hoteleras. La restauración también se ha visto beneficiada.

El desarrollo turístico de Chiclana se refleja también en el sector de la hostelería

En los diez últimos años, esa posición de liderazgo chiclanero se ha ido consolidando. Con una playa tan maravillosa como la de La Barrosa, habitual en los primeros puestos de los rankings, resultaba obvio aprovechar sus vistas para crear espacios gastronómicos en los que la experiencia fuese más allá de la simple comida. Y uno de esos pioneros fue Coconovo Beach.

Abierto todos los días del año, el servicio ofrecido, junto a una cuidada carta con presencia de productos locales y elaboraciones algo más viajeras, le sitúan más cerca del concepto de restaurante, en una tendencia que también se ha multiplicado durante los últimos años. La música en directo para disfrutar de las maravillosas puestas de sol que desde allí pueden contemplarse, con el castillo de Sancti Petri en el horizonte, es otro de los atractivos de Coconovo.

Safari Beach se une a la apuesta por contar con una gastronomía de calidad

El grupo al que pertenece no se quedó sólo ahí, y desde hace un par de veranos está a cargo también de Santorini Beach, muy cerca del módulo central de la Cruz Roja de La Barrosa. Y este año 2024 llega un nuevo restaurante, este situado fuera del arenal chiclanero, aunque apenas a unos metros.

Se trata de Safari Beach, en la calle Langostino. Su cocina mediterránea, con influencias internacionales en sus preparaciones, cuenta con materia prima de calidad superior, destacando los productos del mar y las carnes a la brasa, entre otros. Más de una treintena de platos para compartir y disfrutar.

Pero uno de los aspectos más llamativos con los que cuenta Safari Beach es el decorativo, con unas instalaciones espectaculares, obra del interiorista José Ramón Losada, que ha creado un espacio elegante, acogedor y muy luminoso. La música que ambientará el local, y los animales que forman parte de la decoración, pretende trasladar a los comensales directamente a África.

Muy en sintonía con Safari Beach, este año se ha inaugurado un nuevo espacio como en el Mimi Pool Club, con su piscina como gran protagonista. El restaurante, además, constituye una opción más para visitar este espacio, que aspira a convertirse en uno de los ‘places to be’ en el verano chiclanero.

Aunque, si bien es cierto que la gastronomía ha crecido con nuevos restaurantes de corte más vanguardista, no podemos dejar en el olvido a los más tradicionales, que fueron colocando las primeras piedras para llegar hasta lo que hoy podemos disfrutar. Restaurantes como Popeye, han evolucionado siempre con la cocina local como referente, si bien ya se permiten algunas licencias más modernas.

Y en la zona del Novo Sancti Petri, otro que nació casi al mismo tiempo que la urbanización. Se trata de Cachito, que en 2024 está celebrando los 30 años de su apertura, aunque la familia que lo gestiona, ya llevaba muchos más junto a la céntrica Alameda del Río.
Comentábamos al inicio de la importancia de Chiclana en el sector de los hoteles. Grandes grupos se han instalado junto a La Barrosa para configurar entre todos un destino de calidad altamente demandado. Así, podemos disfrutar de restaurantes gastronómicos incluso con estrella Michelin. Es el caso de Alevante, de Ángel León. Ubicado en el Palacio Sancti Petri, a Gran Meliá Hotel, el restaurante del Chef del Mar aporte ese punto extra que hace que el turismo gastronómico se fije también en el hotel de Meliá.

Chiclana sigue consolidándose como un destino de primer nivel turístico. Y en ese crecimiento también ha tenido que ver la gastronomía. Además de los restaurantes, la difusión que se le ha dado a productos locales como los langostinos de estero, y sus pescados en general, o los chicharrones y embutidos, entre otros, hacen que Chiclana se sitúe en el punto de mira de todos aquellos que echan un ojo a la oferta gastronómica para elegir el destino final. Y eso es cada vez más importante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR

COMENTARIOS RECIENTES