Fase 5

0
356
Curro Jaramago
Busto de Curro Jaramago

Lo admito, desconozco queridos lectores si se espera llegar a una fase de número cinco, pero yo la propondría, y me explico.

Resulta que, tal y como podía leer hace unos días en un tweet, “la nueva normalidad se parece mucho a la vieja imbecilidad” y aunque hemos asumido alterar nuestro comportamiento social para huir de una pandemia, hemos reforzado nuestra ausencia de civismo en otros aspectos. Así, recomiendo una fase extra, en la que la sociedad pueda tomar conciencia de nuevos y saludables hábitos de convivencia, al margen del COVID-19.

Porque si, ahora nos lavamos con frecuencia las manos, consideramos una aberración toser o estornudar a escasa distancia de otra persona, incluso nos hemos armado de paciencia para poder guardar turno en la carnicería, o en el estanco, pero hemos empeorado notablemente en otras cuestiones. No se ofendan, no hablo de la generalidad, faltaría más, pero está claro que somos cómplices necesarios en la escalada de vandalismo que estos días vive nuestra ciudad.

Porque para mi, déjenme que les diga, es vandalismo dejar las deposiciones de los canes en el acerado, hecho que denunciaba en estas mismas páginas hace unos días y que se repite de manera insistente, complicando aún más si cabe transitar manteniendo la recomendable distancia con el resto de los viandantes.

Denunciaba también la “cafrada” sobre el busto de Antonio García Gutiérrez en la pasada edición de este periódico y hoy son dos las esculturas que han sufrido la estupidez de estas personas: la conocida como “la gorda” situada junto al “Puente Azul” ha corrido igual suerte que el poeta y a nuestro añorado “Curro Jaramago” ya ven el respeto con el que le tratan.

Porque amigos, amigas, les descubro algo que les podría sorprender: estas esculturas son obras de arte, de gran calidad por cierto, y además son públicas y se han pagado con el dinero de los ciudadanos, luego nos pertenecen y deberíamos cuidarlas o, al menos, defenderlas.

A esas personas, hijos muchos, hermanos y hermanas de las personas que me leen, les pediría que dedicaran su tiempo a ver crecer la hierba y que dejasen el entorno en el que convivimos tal y como se ha definido, sin sus manifestaciones artísticas, así demostraran que el futuro de esta nueva sociedad es más halagüeño del que era antes de estos funestos días.

Félix Alonso del Real

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here