Siempre con nosotros

0
363

En esta historia todos tienen un mote, un nombre amistoso por el que se les conoce.
Naranjito: Manolo, compañero de trabajo, surfista, una de las mejores personas que conozco. Hace ahora dos años me contó apesadumbrado que había perdido a un amigo, a un tipo de esos a los que quiere todo el mundo. Fue entonces cuando se nos ocurrió que podríamos usar estas mismas líneas para dedicar un sentido homenaje a Miguel Ángel Salmeron “Miki”, reproduciendo un precioso escrito elaborado por toda su gente del Surf, los que le acompañaron jornadas de olas a la puerta de La Laja. El cariño de toda su familia del surf era inmenso y el recuerdo que le dedicaron, sobre sus tablas, acompañándose por flores en el sitio que ocupara habitualmente Miki fue realmente conmovedor.

Miki: Hace ahora dos años que nos dejó, aunque como se puede leer en la foto, siempre estará con nosotros. Muy buena persona tuvo que ser para que en un mundo tan egoísta como en el que vivimos tantas personas le quieran, tantas se interesen en mantener su memoria. Miki cambia con su semblante la historia de las personas, la de sus amigos de infancia en la Cuesta del Matadero, la de sus tropa en los Scouts, la de sus compañeros del trabajo. Nadie quiere olvidarle, y les entiendo.

Sobre él solo me trasladan cosas buenas, siempre construyendo en torno a las personas que le conocían, los que hoy le echan de menos. Me cuenta “Rizo”, Antonio, que la gente del surf le han asegurado que ahora se ven delfines donde le rindieron homenaje, la energía blanca de Miki les sigue acompañando.

Rizo: Antonio me cuenta mil anécdotas de su amigo desaparecido, de su vecino del número 94 de la Cuesta del Matadero, todas positivas. Me regala el recuerdo de una persona a la que no tuve el gusto de conocer, pero al que ya tengo afecto personal. Le gusta hablar de Miki como de un aventurero, luchador incansable, que compartía tiempo entre su familia del surf, sus amigos del barrio, los de toda la vida, y defendiendo a sus compañeros, desde el sindicato. “Un alma libre” dice que es la mejor definición de Miguel Ángel, para muchos de ustedes una de esas personas anónimas que atienden parques y jardines por toda nuestra ciudad.

Ñucu: Artista, grafitero, hermano Scout y, ahora mismo, embarcado en una preciosa aventura de hostelería en la Calle Mendaro. Sobre él ha recaído la responsabilidad de llevar su recuerdo a una pared de Chiclana, y no a una pared cualquiera: junto al sitio que siempre frecuentaba, en su querido barrio. La obra, que muestra la fotografía que hoy acompaña nuestro artículo nos debe servir para recordar que no solo trascienden las personas que hacen cosas extraordinarias, también las que son extraordinarias personas. En tu recuerdo Miki, siempre con nosotros.

Félix Alonso del Real

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here