Scouts

0
569

No podría imaginar Baden Powell cuando fundara en 1907 el movimiento Scout que aquí, en Chiclana, pudiéramos presumir de tener tres grupos consolidados de personas dedicadas al escultismo, un cuarto en visos de constituirse.

Este doctor en filosofía y profesor de la universidad de Oxford, que creara esta organización con la intención de formar en valores de igualdad a los jóvenes huérfanos de las guerras, hijos en su mayoría de compañeros del ejército británico, diseñó un proyecto educativo cuyo objetivo era conseguir un mundo mejor a través del liderazgo entre iguales, un movimiento que daba sus primeros frutos en Chiclana hace más de 40 años con la fundación del ahora conocido como Grupo Scout Chiclana 1977.

A éste se suman el Grupo Scout el Mayorazgo, el Sancti Petri y uno de los benjamines, el Grupo Atlantis, con el que tengo el gusto de colaborar frecuentemente.

Los responsables de este movimiento en Chiclana rondan entre los 18 y 20 años y, a pesar de su juventud, muestran una gran madurez. Imaginen si no a unos jóvenes que emplean el poco tiempo que les queda entre sus estudios, viajes y trabajos para dedicarlos a compartir experiencias con niños de entre 6 y 18 años, sin obtener remuneración alguna. Éste grado de implicación es imposible en cualquier otro tipo de organización y se obtiene gracias a un elaborado sistema en el que los jóvenes pasan por distintas etapas en las que se promueven valores de autosuficiencia, trabajo en equipo, hermandad y cuidado por el medio ambiente.

En nuestro grupo, Atlantis, tenemos todos los perfiles que hacen reconocibles a los scouts

En nuestro grupo, Atlantis, tenemos todos los perfiles que hacen reconocibles a los scouts. Así tenemos a Lémur, líder incansable, siempre dispuesto a una gamberrada, a Pantera Negra, promotor y experto en moverse entre líneas para generar sinergias, a Pulpo, pausado y responsable, un hombre de orden, a Delfín, paciente y empática, a Balú, cómplice de todos los niños, a Ka, proactivo y hombre de acción y a nuestros nuevos fichajes que alimentan con renacidas energías al escultismo.

Todos estos jóvenes, que adoptan el pseudónimo del animal con el que más se identifican, crean una Chiclana mejor, y como ellos, otros tantos en cada una de estas agrupaciones. Así, el escultismo crece en nuestra localidad y lo hace de manera ordenada porque como citaba el propio Banden Powell “Planifica tu trabajo y luego trabaja sobre tu plan.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here