Semana Mayor con estrenos, lluvia y fervor en las calles

0
98

Borriquita

L.ROSSI/Chiclana

Chiclana vive una Semana de Pasión intensa con gran presencia de público en el centro, Fuenteamarga, La Banda y el barrio de la Soledad

Un punto de inflexión importante el que ha vivido Chiclana con su Semana Santa. Este año 2016 ha servido para ver crecer este tiempo que precede a Pentecostés y para comprobar que la Pasión se debe vivir, no sólo una Semana, ni siquiera cuarenta días antes, sino todo el año con un sentimiento de hermandad.

Este año las novedades principales radicaban en dos hermandades que salían a la calle por primera vez como tales, así como el Vía Crucis de El Perdón, que se llevó a cabo el Sábado de Pasión, con la imponente talla del moronense Manuel Martín Nieto por el centro, mostrando decididamente el salto que debe dar para su conversión definitiva en hermandad.

ANGUSTIAS Y ESTRELLA

VIRGENEl Domingo de Ramos veía la luz la imagen de Salvador Madroñal de María Santísima de las Angustias. Un cortejo que, si bien necesita seguir madurando, pudo hacer su estación de penitencia bajo los sones de la Banda de Música de La Salud de Barbate. Todo un descubrimiento que se estrenaba este año y que el hermano mayor del Huerto, Jordi Cruceira, ya ha manifestado su  intención de volver a contar con la denominada por algunos como la ‘Tejerita’. Aunque el primer día de la Pasión comenzaba con palmas y glorias hacia Cristo Rey a lomos de un pollino, tal y como representa la hermandad de La Salle. 

Un cortejo con muchos infantes pero que no desluce gracias a su organización, dejando momentos brillantes, destacando la subida del palio por Hormaza.

LÁGRIMAS DE LLUVIA

Las previsiones no eran halagüeñas, pero la esperanza, y nunca mejor dicho, se mantenía intacta. La feligresía, los nazarenos, las promesas, los músicos, los costaleros, la Junta, el Consejo… todos permanecían atentos a los partes meteorológicos. Las cornetas de Buena Muerte de Palencia daban paso a la salida del Cristo de la Piedra, con la intención de tomar Carrera Oficial y llegar, al menos, a realizar estación de penitencia en la Iglesia Mayor, como así fue. El problema llegó al salir del templo cuando comenzó a caer una leve lluvia, propiciando el regreso del cortejo hacia San Telmo. Lo mismo ocurría con el palio de las Lágrimas, lo que llevó a sus hermanos a trazar un recorrido alternativo y paralelo al del misterio de Humildad y Paciencia. Algo que estaba pensado parano entorpecer el paso entre unos y otros, pero que no es lo más ortodoxo dentro de un cortejo procesional.

ESTRENO DESLUCIDO

El mal tiempo seguía y las predicciones no apuntaban mejora alguna, pero este Martes Santo era distinto. Desde bien temprano partía de Fuenteamarga el señor del Amor estrenándose por primera vez como hermandad por el barrio. Todo un espectáculo. Una hermandad que debíaamor probarse en la calle con un recorrido tan largo y que, además, lo hacía con la amenaza de lluvia. Tanto fue así que, para evitar cualquier tipo de lamentos, el Cristo quedó en la Iglesia Mayor y ya no volvería hasta el Sábado Santo.

Algo parecido ocurrió con Afligidos que salió a la calle a pesar del tiempo, sorprendiéndole la lluvia por los alrededores de la plaza Mayor. La parroquia de San Juan Bautista se volvió a convertir en refugio y así fue hasta que, bien entrada la noche, se trasladó a San Telmo.

MEDINACELI QUE CAUTIVA

Va cayendo la tarde y en el imaginario cofrade la estampa se fija en el Cautivo con la imponente Iglesia Mayor de fondo. Sin problemas por la meteorología, el recogimiento se abre paso, contrastando con la festividad que envuelve al palio de la dolorosa. Así, la recogida fue sublime, de las que hacen hermandad en la calle, con la siempre eterna presencia de los costaleros de la Ilusión demostrando su buen hacer gracias a su veteranía.

ENCUENTRO NAZARENO Y SALUD

Camino del monte del Gólgota, de la Calavera, el Nazareno de Chiclana, con su cruz a cuestas, enfilaba las calles chiclaneras seguido de la Dolores, nazarenoacompañada de San Juan bajo palio y mostrando sus mejores galas. Momentos de incertidumbre durante la estación de penitencia en la plaza Mayor, debido a su coincidencia con la Salud. Grandiosidad en la recogida. El Santo Crucifijo de la Salud salía de la Capilla de la Estrella con total recogimiento. Estilo sobrio, propicio para el rezo y la devoción. Tan imponente era el silencio que hasta el Nazareno bajó la rampa de la plaza Mayor sin música alguna.

SEPELIO DE LA VERA CRUZ

El barrio Oeste de Chiclana esperaba ansioso a su virgen. A la cita acudían cientos de fieles para la salida de la Soledad. El cortejo fúnebre salía hacia el centro con la sobriedad que caracteriza el camino al Santo Sepulcro. En el caso de la Soledad, cruz a las espaldas, con un estilo algo más desenfadado pero manteniendo las formas con la Banda de Música de Gailín de Puerto Serrano. Antes salía desde el Santo Cristo, la hermandad de la Vera Cruz. Una entidad que va cogiendo un impulso en los últimos años y que encamina un futuro muy esperanzador. La reliquia de la Cruz de Cristo dejó momentos espectaculares que permanecerán en el recuerdo de hermanos y cofrades.

Y RESUCITÓ…

El verdadero sentido de la Pasión se vive el Domingo de Resurrección. Y Chiclana lo vive como una fiesta de la representación cofrade, donde el cortejo lo conforman las diferentes juntas de pasión y gloria. El Resucitado lucía por las calles desde la parroquia de San Juan Bautista, a pesar de los conatos de lluvia poniendo el broche a una Semana Mayor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here