100 años de vino, música y toreo

0
389

Uno de los vinos más señeros de Chiclana, Fino Granero, cumple un siglo en 2022

2022 será el año del centenario de uno de los vinos más señeros de la Bodega Manuel Aragón, el Fino Granero. Más allá de sus virtudes como uno de los caldos más conocidos y valorados por enólogos y aficionados al mundo del vino, tiene tras de sí una historia de admiración, trabajo y música que quizá pocos conocen.

Nuestra historia arranca en 1922, cuando una de las figuras taurinas de la época, Manuel Granero, fue corneado mortalmente en la plaza por un astado que respondía al nombre de “Pocapena”. Las crónicas dieron testimonio de ese triste suceso que supuso un jarro de agua fría para muchos aficionados, entre ellos, Diego Aragón, abuelo de los actuales propietarios de la bodega. Aragón quiso homenajear a su ídolo taurino bautizando a un vino fino que criaba y del que estaba especialmente orgulloso con el nombre de “Fino Granero”.

El nombre es un homenaje al torero Manuel Granero, fallecido en 1922

Pero la historia no acaba ahí. Curiosamente, aquel torero iba para músico cuando decidió dedicarse a ser matador de toros. De hecho, llegó a estudiar violín en el conservatorio. Sin embargo, quiso el destino que dos años después de su fallecimiento, Enrique Montero, músico y chiclanero ilustre, dedicase un pasodoble a este vino al que también tituló: “Fino Granero”.

Lo mágico de toda esta historia es ese círculo mágico que se cerró en torno al vino, el toreo y la música. Algo que un siglo más tarde sigue siendo el orgullo de la bodega Manuel Aragón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here