Paco Baro, a pesar de sus 104 años cuenta con una vitalidad envidiable

C.REYES/Chiclana

pacoEl Titanic se había hundido nueve meses atrás y siete meses antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial, nace un 31 de enero Francisco Baro. Un chiclanero que ha conocido a diez Papas (desde Pío X), dos dictaduras, tres guerras (entre ellas la Guerra Civil Española, donde toma parte), tres reyes y la II República (entre otros muchos acontecimientos).

Francisco, más conocido como Paco, nació en Chiclana, en la calle Carmen Picazo en el número 22. La memoria, a pesar de sus 104 años recién cumplidos, no le falla. Desde pequeño tuvo mucha inquietud por aprender aunque, como era habitual en la época, a los siete años comenzó a trabajar con su tío en el bar. Aun así, trataba de compatibilizar el trabajo con el colegio. También la música era otra de sus pasiones ya que, a temprana edad, comienza a tocar la trompeta en la Banda de Música de Chiclana.

Paco se interesa por la marina y con 17 años lo destinan a la base naval de Palma de Mallorca donde trabaja como fogonero preferente.

Durante la Guerra Civil a Paco le tocó permanecer con la escuadra de los sublevados. Y, en uno de los  viajes que tenía que realizar el barco Baleares desde Palma a Canarias, estuvo en uno de los destructores que escoltaban al convoy (barcos mercantes con material de guerra). Una noche, como señala Paco, el almirante les mandó a él y a otros compañeros a que recorrieran varias millas por si visualizaban algún barco republicano y, “al no ver nada, nos dieron la orden de volver a Palma, ya no hacía falta que lo acompañáramos”. Pero al poco tiempo, el destructor Lepanto torpedeó al Baleares.

Paco recuerda que unos días antes había estado tomando café en el Paseo del Borne, en Palma de Mallorca con Saturnino Falla, padre de Hipólito Falla, más conocido en Chiclana como ‘Polo,’  pero al caer la tarde cada uno se marchó a su respectivo barco, yendo Paco al Melilla y Saturnino al Baleares, donde trabajaba como jefe de cocina, por lo que sería la última vez que vería a su paisano.

A pesar de su edad, Paco rememora aquellos acontecimientos casi a la perfección como si tuviese delante una postal y la describiera. Además, cuando empieza a hablar de aquellos años es complicado pararle. Se recrea en cada acontecimiento.

Por supuesto, también cuenta con detalles cómo comenzó a salir con la que sería, años después de  haber finalizado la guerra, su esposa, Flora Sánchez, aunque antes le gusta recrearse en otros noviazgos ya que considera que siempre ha sido “un ligón”.

Como no es de extrañar, Paco ha trabajado en diversas profesiones a lo largo de su vida, empezó siendo dependiente en un bar, también trabajó con otro de sus tíos como ayudante de albañil,  fogonero, mayordomo, cocinero, acomodador en el cine, maquinista de tranvía, entre otras profesiones. Además, también vivió durante varios años  en Sancti Petri en sus años más activos.

Paco tiene ocho hijos, 15 nietos y 13 bisnietos y, a día de hoy, se siente con una vitalidad que muchos quisieran tener. Además, suele frecuentar el Mercado de Abastos y comprar en supermercados. Su paso no deja indiferente a nadie y son muchas las personas que le paran y le piropean, lo que le hace sentirse orgulloso. Además, cuando le preguntan por cuál es el secreto para mantenerse tan bien, él suele contestar siempre lo mismo “no hacerle caso a los médicos”.

Así, Paco se muestra feliz y con la mirada puesta en los 105 años.

Dejar comentario