Altas temperaturas para recta final de la recogida de la uva

0
170

uvill

LUIS ROSSI/Chiclana

Todos los años por estas fechas los campos de Chiclana recogen sus frutos. En este caso, la temporada de la vendimia se ha adelantado a la fecha prevista y, desde el día 1 de septiembre, los jornaleros se hallan recogiendo los racimos de uvas que dan las cepas.

Desde la cooperativa bodeguera se espera que sea algo más del millón de kilos de uvas y, tal y como apunta su tesorero Fernando Rodríguez, con las altas temperaturas “cuanto antes se recoja mejor”. Más o menos es el mismo trabajo el que se necesita, con varios días de recogida, en unos viñedos como la del propio Rodríguez, de unos 6.000 metros cuadrados, “se necesitan unas seis o siete personas y poco más”.

La uva para llegar hasta la botella, necesita un proceso que dura casi todo el año. Aunqueve las condiciones climatológicas son un condicionante, para el vitivinícola, “lo importante es que coman”, es decir, el abono y el cuidado que se le va haciendo durante todo el proceso que arranca en noviembre.  Ya en enero van podando la cepa, mientras que entre marzo y abril se amarran y se van asentando, hasta que llega septiembre. Ya en ese tiempo lo que se realiza es la recogida, que va desde el corte del racimo de la cepa al camión que lo transporta hacia las bodegas.

De unos años a esta parte, Chiclana ha ido perdiendo el potencial vitivinícola que poseía. Antes, el municipio contaba “con 1.400 hectáreas y ahora no llegan a 250”. Los tipos de uva que se recogen son las denominadas palomino y moscatel, que sirven para hacer unos vinos de los que la ciudad puede presumir de tener casi la exclusividad, junto a Chipiona.

LA MITAD DE LA RECOGIDA

Los cooperativistas llevan las uvas a la bodega y allí se reparten los beneficios del vino más el dinero que se recoja por las uvas que se hayan llevado a los socios. El 50 por ciento se queda en Chiclana, para hacer el vino, y el otro 50 hay que venderlo a otra bodega porque se cogen más kilos de uvas que vino o mosto tiene la capacidad de venderse desde Chiclana.

Manuel Manzano, presidente de la Unión de Viticultores de Chiclana, sostiene que, este año, la recolección da unos 500 o 600 puestos de trabajo en total. “Mucha gente está volviendo al campo, tras la pérdida de empleo en el sector de la Construcción”, comenta Manzano ante el movimiento que se está produciendo. En otros ámbitos se percibe como la labranza está cogiendo fuerza nuevamente en la ciudad, con la agricultura o incluso en cuanto a la pesca se refiere. No obstante, como apunta el presidente de los viticultores, “no se llegará jamás a cifras anteriores porque se han perdido muchas tierras de cultivo por culpa de la construcción salvaje. Pero el campo no es fácil. Las labores agrícolas están siendo especialmente complicadas en esta temporada, con las altas temperaturas que están soportando los jornaleros que tienen que trabajar a todo trapo, para que las uvas no se estropeen y las bodegas tengan materia prima con la que trabajar”.

DEL CAMPO A LA MESA

Una vez que las cepas, preñadas de uvas, son vaciadas para dar paso a una nueva temporada, en las bodegas ya comienza el trabajo con las nuevas hornadas. Así, aunque el vino que se hace de las uvas recién cogidas, debe esperar unos años para poder comercializarse, en las bodegas ya salen nuevos productos con el embotellamiento de sus caldos.

caaamEl mercado principal del vino terminado se basa en la Bahía de Cádiz, porque, por norma del reglamento del Consejo regulador de las denominaciones de origen del Vino de Jerez -Sherry, no dejan hacer más, puesto que esta parte es zona de producción. Las zonas de Crianza y Envejecimiento corresponden a la Campiña de Jerez y El Puerto de Santa María.

En la Bodega Cooperativa, a donde va a parar el trabajo de 160 productores, el Fino Chiclanero, procedente de vides palomino, es el que más salida tiene, aunque también trabajan otros productos como el moscatel Matías Serrano. Vino dulce natural proveniente de las uvas moscatel.

Este año, la temporada no está siendo fácil, pero la esperanza y el optimismo no se pierden en estos días de cara al futuro, donde los principales actores tienen su mirada puesta en el respaldo que puedan sacar de la Mesa del Vino, creada recientemente y avalada por el propio Consistorio chiclanero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here