“Sin los voluntarios esto no funcionaría, no podríamos hacer nada”

0
97

C.REYES/Chiclana

La solidaridad y el querer ayudar a los demás es lo que ha llevado a Antonio Piñero a  ser presidente de Cruz Roja en Chiclana e involucrarse profundamente con esta institución. Antonio es presidente desde 1997, cuando el alcalde de entonces le propuso para este cargo. Aquello le cogió de sorpresa pero lo aceptó con agrado para entregarse a sus vecinos.

piY es que, él siempre ha sido voluntario y socio de Cruz Roja y cuando trabajaba como taxista, en más de una ocasión, hizo la labor de una ambulancia para llevar a los vecinos al hospital, “yo siempre me prestaba para llevarlos”.

Así, Antonio, junto a otros trabajadores, socios y voluntarios, trabaja día a día para ayudar a aquellas personas que más lo necesitan. “Trabajamos con personas mayores, playas, jóvenes, familias a las que les repartimos alimentos etc…”. “Antes de la crisis incluso nos sobraban alimentos que se quedaban aquí una temporada, ahora recibimos alimentos tres veces al año y los repartimos a las distintas asociaciones”.  También ayudan a pagar la luz, el agua, el alquiler o dan apoyo escolar entre otras cosas.

El modo de financiación de la ONG es a través de sus socios, también tienen el Día de la Banderita donde los voluntarios salen a la calle para tratar de recaudar fondos y dar apoyo a los más pequeños y a las familias y, por otro lado, reciben subvenciones, ya que tienen convenios con el Ayuntamiento.

El presidente de la entidad se siente muy agradecido con la ciudad de Chiclana ya que cuentan con gran cantidad de voluntarios que se implican diariamente, “sin ellos no podríamos hacer nada, esto no funcionaría”. También agradece a las diferentes instituciones  su colaboración con la donación de alimentos.

Desde Cruz Roja, además, realizan cursos destinados a jóvenes para ayudarlos con la inserción laboral. Así, tienen cursos como el de ‘Primeros Auxilios’, de ‘Socorrismo Acuático’ y el que se desarrollará a partir de diciembre de ‘Celador de Instituciones Sanitarias’. A este respecto cabe destacar que, en el proyecto de ‘Primeras Oportunidades Laborales con Jóvenes’, que abarca cursos de cocina, camaraeras de piso y comercio y que finaliza el 31 de diciembre, de 88 participantes se han podido insertar 33, por lo que sólo falta uno para superar el objetivo, fijado en 34. “Lo vamos a conseguir, ya que hay ahora cuatro o cinco que también están pendientes de insertarse”. Por todo ello los miembros de Cruz Roja se sienten optimistas con los resultados. Antonio también añade que con el curso de ‘Aprender Trabajando’, de ayudantes de cocina y camareros, destinado también a jóvenes, se han podido insertar 18 personas de un total de 20, lo que le hace sentirse orgulloso del trabajo realizado.

Para Antonio es complicado desconectar de un día de trabajo puesto que como él mismo confiesa, “me paran por la calle para preguntarme o comentarme algo. Además, yo mismo estoy muy pendiente de los trabajos que realizamos ya que, por ejemplo, todos los fines de semana estamos teniendo cursos preventivos de deportes. En Cruz Roja no paramos y estamos siempre muy pendientes de todo”.

En cuanto al trabajo realizado en la playa también se siente satisfecho,  “hemos ayudado todo lo que hemos podido haciendo lo máximo posible”. Además, hay que recordar que  estos servicios continúan hasta el 30 de noviembre, ya que se ha ampliado en un mes y siguen contando con personal en la playa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here