Antonio Reyes

0
660

p31

El cantaor chiclanero es hoy en día una de las voces más puras del flamenco. Se encuentra grabando su segundo disco en solitario que verá la luz el próximo verano. En el mes de diciembre estará de gira por Holanda

Nombrar a Antonio Reyes es nombrar al flamenco más puro. Una voz que, a pesar de su juventud, evoca a los grandes del flamenco del siglo pasado. Un chiclanero que desciende de una buena dinastía flamenca del Campo de Gibraltar, está emparentado con Roque Montoya “Jarrito” y Antonio Montoya, abuelo y tío maternos respectivamente, considerados ambos grandes figuras del flamenco.

Antonio Reyes Montoya nació en Chiclana el 26 de julio de 1976 y ya desde muy pequeño fue considerado como un niño prodigio. Se puede decir que lleva toda su vida cantando, de hecho lleva desde los 6 años subiéndose a los escenarios y con tan sólo 10 años se hace acreedor del Primer Premio del Concurso de la localidad malagueña de Fuengirola en la modalidad de jóvenes. A partir de ahí comenzó una fructífera carrera que le llevó por toda Andalucía y gran parte de la geografía española. Pero al cumplir los 18 años su arte traspasó nuestras fronteras, de la mano de Manuel Morao y Paco Peña, en una gira que le llevó a las principales capitales europeas e incluso otro lado del Atlántico cantando en ciudades como Nueva York, Boston o Chicago.

En su palmarés puede presumir de haber ganado importantes premios como el Memorial de Camarón, el de la Confederación de Peñas Flamencas de Andalucía, el premio Antonio Mairena, Manolo Caracol, el concurso nacional de Arte Flamenco de Córdoba y el último de ellos, obtenido el pasado mes de febrero, el Giraldillo del Cante de la Bienal de Flamenco de Sevilla. Antonio Reyes reconoce que “a los que les tengo más cariño es a los premios nacionales que he ganado en Córdoba, concretamente el de Antonio Mairena y Manolo Caracol, por que son los que me han llevado a estar hoy donde estoy”. Siente especial admiración por Manolo Caracol “la fuente de la que bebo”, pero también nombra a Antonio Mairena, Camarón, la Niña Los Peines o Terremoto de quienes dice “son los espejos en los que me reflejo”, prueba fehaciente de que se decanta por los cantes puros: las soleás o los tangos. “Me considero clásico pero no me cierro en un solo estilo”.

En 2009 grabó su primer disco en solitario, “Viento del sur”, y en estos momentos se encuentra inmerso en la grabación del segundo del que espera que vea la luz el próximo verano. “El disco va a ser flamenco al cien por cien porque pienso que es lo que me exige la afición. Lo que sí va a haber son grandes colaboraciones como la de Diego del Morao o Miguel Parrilla”.

El hecho de haber ganado el Giraldillo le ha servido para tener un buen año de actuaciones, la más próxima será en la sala de la SGAE en Madrid, organizada por Paco Ortega y en diciembre realizará una nueva gira por Holanda. Espera poder actuar pronto en Chiclana porque “a todo artista le gusta cantar en su tierra”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here