Corazón y buena fe en las protectoras de animales

0
236

Kimba 1

CRISTINA REYES/ Chiclana

Una mirada es suficiente para ver las muestras de agradecimiento de estos seres con necesidad de cuidado y afecto

Existen personas con buena voluntad cuyo amor por los animales hace que dejen las ocupaciones diarias a un lado para poder atender a estos seres tan faltos y necesitados de atención y de cariño. Personas cuya recompensa es el afecto que estos animales les muestran cada vez que se acercan a ellos para acariciarlos, alimentarlos, lavarlos o dedicarles un poco de su tiempo. 

En la protectora Kimba recogen a perros y gatos que han sido maltratados y abandonados.  Actualmente cuentan con 110 perros y 30 gatos. La responsable del voluntariado, Alicia Muñoz dice que “la labor fundamental de Kimba es rescatar a estos animales que se encuentran en malas condiciones”. Sin embargo, es consciente de que no pueden abarcar a tantos animales y solicitan más casas de acogida, donde las familias se llevan por un tiempo al perro o al gato y la protectora se hace cargo de los gastos que supone, “nosotros les damos el pienso, las vacunas, todo lo necesario para que una familia pueda mantenerlo en su casa. Solemos hacer esto con los animales que más lo requieran, perros asustados o que necesiten una mayor atención”.

La protectora puede mantenerse gracias a las cuotas de  sus socios. Según señala Muñoz, colaboran entre 500 y 600 socios repartidos por toda España y también tienen muy buenas relaciones con asociaciones europeas. Además, esta labor no podría hacerse sin la ayuda de los 25 voluntarios y un trabajador que se encargan de hacer las labores pertinentes en el recinto. 

Desde Kimba, quieren hacer un llamamiento para que la gente adopte a estas mascotas o, al menos, las acojan durante un tiempo. 

Además suelen tener un exhaustivo control sobre las familias, ya que les hacen un seguimiento y estudian sus perfiles antes de entregarlos a cualquier persona. De esta manera, desde el refugio muestran su preocupación por los animales que allí acogen.

 Por otro lado, también encontramos en Chiclana otro lugar, que apenas cuenta con cuatro meses de vida, cuya peculiaridad reside en el tipo de animales que allí acogen, animales de granja que han sido abandonados o maltratados. Se trata del Santuario Refugio ‘La Pepa’ (Proyecto Educativo de Protección Animal) cuyosfundadores son Nacho Aragón y Tamara Toboso, dos amantes de estos seres que han decidido mudarse a una gran parcela para estar en contacto directo con “sus amigos”. Además de ellos, según comenta Aragón, también acuden dos voluntarios para tenderles una mano.

El Santuario cuenta con las aportaciones de los socios, además, agradecen que, cuando necesitan algo, la respuesta de la gente es inmediata gracias a las redes sociales ya que “cada uno colabora como puede”. Para mantener la protectora suelen organizar degustaciones veganas en diversos puntos de la provincia de Cádiz y también venden camisetas y tazas con el nombre del refugio. Aunque, como dice Aragón “es en Chiclana donde nos tenemos que poner las pilas”. 

Cerdos comunes, cerdos vietnamitas, patos, cabras o gallos son los animales que se pueden encontrar al visitar el refugio. “Ahora también tenemos perros pero no era nuestra intención, ya que hay otras protectoras que se dedican a esto. Pero si nosotros nos encontramos a perros que han sido abandonados o maltratados entonces sí los acogemos”. “Sólo damos en adopción a perros y gatos”, explica Aragón, “los animales de granja se quedan aquí”.

Respecto a los cerdos, según relata Toboso, “hubo un accidente de camión donde murieron cerca de 700 cerdos, nosotros pudimos salvar a quince ya que estos estaban heridos y nadie los iba a querer. No iban a servirles”. Gestos de buena fe por parte de estos voluntarios que han apostado por vivir rodeados de animales.

Por otro lado, los fundadores de ‘La Pepa’ denuncian el abandono de cerdos vietnamitas, “al mes las familias se dan cuenta de que han metido a cerdos en casa y ya no los quieren”, comenta Aragón. 

Así, gracias a la buena voluntad de estos trabajadores y voluntarios, algunos animales se han podido salvar de un destino cruel pero, como dice Aragón, “esto es sólo una pequeña muestra, tenemos que concienciar a la ciudadanía. Las protectoras de perros y gatos son lugares de tránsito, no hoteles para vivir”.

Concienciar a los galgueros

Una de las preocupaciones de Kimba es la situación en la que se ven muchos perros utilizados para la caza ya que, una vez “hacen su trabajo”, son abandonados. Desde la protectora quieren concienciar a los galgueros para que dejen a los animales en el refugio. Países como Bélgica o Alemania colaboran  con esta protectora y se llevan a podencos y galgos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here