Crisol de culturas en la Plaza de la Alameda al son de las músicas del mundo

0
103

13 C

CRISTINA REYES/Chiclana

El Festival Internacional de Música Étnica, FIMEC, volvió el pasado fin de semana a Chiclana después de dos años sin aparecer por estas tierras . Y es que, debido a desacuerdos con el anterior equipo de Gobierno  el festival se desplazó a Conil. Finalmente, gracias al esfuerzo de su organizador, Andrea Morpurgo, y del Ayuntamiento, este año ha sido posible disfrutar de este tradicional evento en el verano chiclanero. 

Entre las novedades que ha presentado esta edición de FIMEC destaca el carácter solidario, ya que este año han querido volcarse con el pueblo sirio. Por cada consumición se pedía un euro de depósito que posteriormente podía ser devuelto o, por el contrario, para colaborar con el acto benéfico, se dejaba el vaso en un stand y, de este modo, ese euro iría destinado a la causa.  A este respecto, Morpurgo no se encuentra del todo satisfecho con la solidaridad chiclanera pues “hemos conseguido un total de 152 vasos, quizás sea por la crisis por lo que la gente no ha colaborado tanto”.

En un principio el festival se iba a celebrar sólo en la jornada del sábado pero, finalmente, la cita con la música se amplió en un día más contando, en la jornada del viernes, con  talleres de risoterapia y biodanza en las instalaciones de la Casa de la Cultura. Además, en la Plaza de las Bodegas se llevó a cabo un taller de percusión. Esa misma noche, la calle Arroyuelo estuvo ambientada con un concierto de ‘Jokko’. 

Otra de las novedades que ha presentado el festival, que cumple ya su decimosexta edición, ha sido el Pasacalles Africano que desfiló por las calles del centro. Fue el sábado por la tarde cuando se produjo la apertura del mercado y del “Comemundo” en la Gran Plaza. Más tarde, ‘Kristal Zirkus’ se encargaría de la animación entre los más pequeños. Por la noche también se abrió la guardería en la misma zona para que los niños pudieran tener su espacio y tiempo de disfrute. “En esta ocasión hemos tenido entre 80 y 100 niños”, comenta el organizador.

Los platos fuertes del festival de música étnica llegaron a partir de las diez de la noche con los conciertos de ‘Patera Rosa’, ‘Rare Folk’ y ‘Moya Kalongo’, que congregaron a numeroso público que quiso ser partícipe de este tradicional evento. Así, los chiclaneros agradecían que FIMEC haya regresado a Chiclana. Por su parte Morpurgo se muestra contento por el éxito obtenido y considera que la vuelta de FIMEC a Chiclana ha sido muy positiva, “ha venido más gente de lo que esperábamos”, afirma. Por otro lado, asegura que “el lugar donde se han celebrado las actuaciones ha sido muy bonito pero hemos tenido algunos problemas de logística”. Así, manifiesta su intención de volver a celebrar el festival en Chiclana pero le gustaría hacerlo en la antigua localización, Las Albinas. “En esta ocasión no hemos tenido camerinos y esto es algo esencial para los artistas”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here