El aprendizaje no ocupa lugar y tampoco es cuestión de edad

0
126

10A

CRISTINA REYES/Chiclana

Chiclana Voluntaria pone su granito de arena y su esfuerzo para enseñar a los mayores

La educación es algo que hoy en día se da por sentada pero, si se echa la vista atrás, se puede observar que las facilidades con las que cuentan los niños y jóvenes hoy en día no las había entonces. La vida era diferente y muchas personas tenían que dejar el colegio para ponerse a trabajar y ayudar a sus familias. Esto es lo que ocurre con la mayoría de las personas que acuden a la Asociación Sociocultural Chiclana Voluntaria, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a enseñar a aquellos que no tuvieron posibilidad de aprender a escribir y a leer, o que quieren reforzar su aprendizaje y ampliar sus círculos con otras personas. 

Son 21 voluntarias las que se dirigen, en distintos turnos, al centro de mayores Santa Ana donde tienen un colegio muy particular al tratarse de alumnos con avanzada edad. Matemáticas, literatura, música y manualidades son algunas de las asignaturas que cursan allí, lo que los mantiene muy activos y motivadps por continuar recibiendo las clases. No se trata sólo de un lugar para la formación sino que, gracias al cariño y apoyo de las voluntarias, los alumnos consiguen dejar sus preocupaciones a un lado y evadirse durante dos horas diarias de sus problemas. Como dice la presidenta de la Asociación, Isabel Moreno, “trabajamos desde el respeto, hay muy buenas relaciones y ellos disfrutan mucho”. Además, como explica, el aprendizaje es mutuo ,”ellos aprenden a sumar y a escribir pero nosotros también aprendemos mucho de ellos”.

10B

Desde la Asociación consideran relevante hablar sobre la igualdad entre hombres y mujeres“también trabajamos por la perspectiva de género. La mujer tiene que ver que no está dominada por nadie. Cuanto más aprenden, más libres son”. 

Al colegio, como ellas mismas lo llaman, acuden 80 alumnos y, aunque se trate de un centro mixto, la mayoría son mujeres. Sólo encontramos a un hombre en el aula. La alumna más longeva tiene 88 años, la literatura es su asignatura favorita, la peor matemáticas. Algunas alumnas llegaron sin saber escribir e incluso hablar, pero hoy se sienten satisfechas con sus logros, que no son pocos.

En el centro no se hacen exámenes para calificar al alumnado, la única calificación válida es el grado de satisfacción conseguido con uno mismo después de tanto esfuerzo y empeño.

Formación y otras actividades

El aprendizaje no se queda sólo en el centro ya que los alumnos realizan visitas culturales, talleres e incluso participan en obras de teatro en El Moderno. Como cuenta la presidenta, Isabel Moreno,  “cada vez que representamos una obra, los beneficios van destinados a alguna asociación. La recaudación que conseguimos con la última función la destinamos a San Vicente de Paúl”. Además, suelen dedicar la última semana del curso a realizar actividades culturales, teniendo como colofón la comida de fin de curso donde los alumnos visten sus mejores galas. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here