Antonio Butrón: “Al cliente hay que tratarle con cariño y darle siempre lo mejor”

0
534
Ana Butrón

Reconocimiento a toda una vida dedicada a amasar y dar los mejores productos a los chiclaneros

Trabajadora, luchadora, emprendedora o perfeccionista, son algunos de los calificativos con los que se puede describir a la ganadora del premio +Mérito en la modalidad Empresa, Antonia Butrón. Una distinción que asegura recibir “con alegría porque cuando te dan un premio será por haber hecho algo bien”.

Antonia Butrón creció entre panes y olor a leña en la panadería familiar y desde muy pequeña, a los nueve años, dejó de ir al colegio para ayudar. Así, cuando su padre abrió la panadería en la calle La Vega, ella se levantaba a las seis de la mañana para ponerse manos a la obra. “Yo era la mayor y despachaba el pan a los trabajadores que se iban en bicicleta hasta La Carraca, mientras que mis hermanos repartían el pan a caballo por Chiclana”.

“Siempre he querido ofrecer al público algo diferente a lo de los demás”

Poco a poco, fue descubriendo que lo que más le gustaba era la elaboración de dulces. “En esa época, recuerda, en las vísperas de Semana Santa, las mujeres del pueblo y de los alrededores se acercaban con sus masas para hornear algunos dulces como los rosquetes o las pastas típicas de estas fechas. A mí me encantaba y les preguntaba cómo lo hacían, qué productos utilizaban para sus dulces y así aprendí de ellas la manera tradicional de elaborarlos, de cómo preparaban y estiraban sus masas. Creí que algo tan rico habría que disfrutarlo todo el año, así que mi madre y yo decidimos elaborarlos de forma continua y comenzar a venderlos en la panadería. Las mismas recetas que seguimos haciendo ahora con productos naturales de calidad y con mucho cariño”.

“Un negocio necesita de mucha gente que trabaje con cariño sin mirar las horas”

Las ganas de evolucionar le llevó a abrir el obrador situado en la Calle Palmarete, donde nacería su producto estrella, las famosas empanadas de hojaldre. “Un cliente me pidió que le preparara algo especial y después de probar con diferentes ingredientes le elaboré una empanada de jamón, queso gouda y dátiles, una empanada nueva y diferente porque nunca me ha gustado hacer las mismas cosas que hacían los demás. Hay que innovar, diferenciarte y ofrecer al público algo diferente siempre”.

Para esta empresaria chiclanera, una de las claves del éxito de su negocio ha sido “tratar con cariño a los clientes. Al público que acude a tu establecimiento hay que cuidarlo y darle lo mejor para que vuelva. A mí siempre me ha gustado dar a probar mis productos al público.

Unas elaboraciones artesanas en las que todos sus ingredientes son naturales, de primera calidad y que son una mezcla de tradición e innovación, dándole su toque personal a cada receta. Un trabajo que le ha valido el cariño de sus clientes, algo de lo que se siente “muy orgullosa porque es una recompensa al trabajo y a las ganas de ofrecer lo mejor”.

Ahora sus hijos han tomado su relevo y son quienes mantienen el negocio con el mismo espíritu que su madre. “Son unas emprendedoras natas, lo han aprendido desde pequeñas y siempre han aportado cosas para mejorar y crecer”. Asimismo, asegura que “mis empleados forman parte de mi familia porque me han ayudado muchísimo. Un negocio necesita de mucha gente que trabaje con cariño y sin mirar las horas”.

Por ello, Antonia Butrón señala que “a alguien que ahora quisiera montar un negocio le aconsejaría que tuviese coraje, que sepa atraerse al público con profesionalidad y cariño y que busque siempre darle lo mejor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here