Espacios no expositivos pero frecuentados

0
126

Aparte los espacios estrictamente expositivos, cuenta el Museo también con otros cuya finalidad, siendo distinta, complementa a veces los dedicados a las exposiciones.

Al hilo de las exposiciones -tanto la Permanente cuanto las temporales-, el Museo de Chiclana suele ofertar, con cierta frecuencia, actividades complementarias. Estas actividades tienen como destinatarios a públicos bien diversos según sea el objeto de las mismas o según los niveles de dichas actividades.

Y es que, aparte las visitas guiadas, el Museo ofrece actividades diversas que lo mismo están diseñadas pensando en los escolares de la ciudad (de fuera a veces) que concebidas para el público en general.

El Museo cuenta con actividades para escolares y público en general

A la comunidad educativa se les propone visitas guiadas de continuo. Pero, en no pocas ocasiones, el personal del museo prepara actividades didácticas que, convenientemente adecuadas a los distintos niveles educativos del alumnado, acercan los contenidos de las exposiciones al mismo -haciéndolo más accesible- o amplían estos contenidos más someramente indicados en las muestras.

A tal fin, cuenta el Museo con una amplia sala, denominada “Aula Didáctica”, con capacidad más o menos equivalente a la de un aula escolar. Allí -ayudados del material adecuado- explicamos y conversamos con los alumnos y alumnas que nos visitan, allí, estos alumnos y alumnas, escriben, rellenan fichas, dibujan, pintan…

Conferencias, presentaciones o cursos forman parte de la vida del Museo

Aparte estas actividades especialmente pensadas para el alumnado de nuestra ciudad, el Aula Didáctica no agota en ellas su función, pues su función didáctica no se limita a la atención a escolares ya mencionada. Así, el Museo, en este espacio, lleva a cabo talleres y cursos bien diversos -arqueología, cómic,…- que, por lo general conllevan una cierta dimensión práctica (el mobiliario se presta a ello).

Para cursos de carácter más “teórico”, el Museo cuenta, aparte este aula, con otra sala, un salón de actos en las que con bastante regularidad se impartes charlas o conferencias referidas a las Exposiciones Temporales que a lo largo del año se suceden así como a aspectos concretos de la Permanente que son ampliados de manera monográfica. De estos aspectos de la Exposición Permanente que mencionamos tratan con frecuencia mucha de las charlas, coloquios, encuentros, cursos, presentaciones de libros, etc… que el Museo organiza o bien, a propuesta externa, acoge.

Además de estas actividades relacionadas con los asuntos sobre los que las exposiciones del Museo versa, también tienen lugar en este salón de actos otro tipo de actividades de carácter cultural: conferencias, presentaciones de libros, etc… no vinculadas a los contenidos -permanentes o temporales- del Museo.

Y es que requiere el Museo, para ser un espacio vivo, que sus espacios palpiten con la presencia de los usuarios, también estos espacios que generalmente se oculta a la mirada del visitante de nuestras exposiciones. Así, pese a la importancia capital de la Exposición Permanente y el apoyo de las Temporales, el Museo resulta más que sólo una secuenciación de salas silenciosas -que no calladas, pues tienen mucho que decir, y dicen- donde las piezas que cuelgan de las paredes y que las vitrinas custodian, nos aguardan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here