‘Manolita’ Fernández, divulgadora de la palabra de San Antonio

0
124

 

DSC_0823

CRISTINA REYES/Chiclana

Manuela Fernández, o como la ciudad de Chiclana la conoce, Manolita, es una persona muy querida y reconocida por el reparto de los panecillos de San Antonio en el día de su festividad, pero ¿qué es lo que le lleva a tener esa devoción por este Santo? Según cuenta, es creyente desde que nació y nadie le tuvo que inculcar la fe. 

Desde pequeña iba a la Iglesia Mayor a pedirle a San Antonio por las necesidades, lo que sigue haciendo hoy en día. Piensa que la mano de San Antonio ha estado presente en más de una ocasión en su vida. Así, por ejemplo, hace referencia a varias circunstancias como cuando tuvo el privilegio de estar junto al Papa Juan Pablo II.

Sus comienzos con el reparto de las famosas estampitas se remontan a 22 ó 23 años atrás, cuando fue a Sevilla y se encontró en la Calle Sierpes con la librería San Pablo donde se compró un calendario. En él venía anunciada una suscripcióna la revista franciscana ‘La Voz de San Antonio’. Manolita se asoció y les pidió que les enviaran recibos de otros socios para que ella los cobrara al tiempo que también les solicitó estampas del Santo para repartirlas y suscribir a la gente a la revista. Es a partir de entonces cuando dice que San Antonio la llamó. 

Otra de las aficiones de Manolita es cantar saetas, faceta que sí heredó de sus padres ya que, como ella misma comenta “cantaban muy bien”. Manolita tuvo el privilegio de cantar en el Círculo Mercantil, algo que le hizo mucha ilusión puesto que allí “solían cantar los más grandes”.

También recuerda que le cantó al Cristo de la Salud, al Cachorro de Triana y al Gran Poder de Sevilla. Según ella “son favores que el Santo me ha hecho”. 

La feligresa ha viajado a muchos lugares, tanto por España como por Europa e incluso ha estado dos veces en Nueva York, y allá por donde ha ido, ha llevado la fe y su devoción hacia San Antonio. Lo primero que hacía al preparar su maleta era meter el disco  ‘La canción de los pajaritos de San Antonio, un milagro cantado’ y las estampitas del Santo.

Así, cuando le preguntamos a Manolita lo que supone para ella el Día de San Antonio responde: “siento una felicidad enorme dentro de mí que no se puede describir”. 

Iglesia

Manolita manifiesta abiertamente su deseo de poder ver en persona al nuevo Papa, por quien siente una especial admiración y considera que “está haciendo las cosas muy bien”. Sin embargo reconoce que “hay cosas de la iglesia que no termino de ver y deberían cambiar con los nuevos tiempos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here