MelK-ART se abre paso entre las ferias artesanales de la provincia

12

El mercado de artesanía, instalado en la Tercera Pista de La Barrosa hasta el 6 de septiembre, goza de una buena asistencia en sus primeras semanas 

L.R./Chiclana

Desde hace unos años la Feria de Artesanía de la Tercera Pista de La Barrosa ha protagonizado una evolución que lo ha hecho consolidarse entre las actividades económicas del verano. Precisamente, en una época de difícil situación financiera, el proyecto Melk-ART ha conseguido, no sólo mantenerse, sino mejorar las cifras de los años anteriores. Culpable de esto es Carlos Padín, el gerente de la concesionaria del mercado, que ha cambiado radicalmente el aspecto de un lugar cada vez más frecuentado por visitantes y vecinos de la zona.

Así, lo primero fue crear la marca propia Melk-ART, en honor al dios fenicio del comercio, tan cercano a la ubicación del mercado por la historia y mitología del islote de Sancti Petri. El zoco tiene dos puertas de acceso, ya que el recinto se encuentra vallado para darle mayor vistosidad. Por un lado, desde la carretera de La Barrosa, se puede acceder a través de un pequeño pórtico donde está rotulado el nombre y los horarios de apertura. Lo mismo ocurre por la entrada principal, pero con una portada más grande y mejor señalizada. Para Padín es importante que se cuide el entorno donde se ubica el mercado, por ello, no sólo se haya vallado, sino que respeta el lugar creando una zona de relax chillout dentro del propio Pinar de La Barrosa.

12a

Otro de los aspectos en los que se ha trabajado para intentar mejorar esta iniciativa es la seguridad. No sólo con la presencia policial, contando para ello con mucha colaboración por parte del Consistorio según el gerente, sino con seguros y ciertos elementos básicos como es un extintor. “No entendía cómo estando rodeado de pinos y de campo, no contábamos con extintor por si se produce algún incendio”, resalta Padín, aunque es algo que la ley no exige. Tampoco había papeleras por lo que se han realizado varias de madera, adaptadas al entorno. De igual forma, el suelo se ha mejorado con una madera de mayor colorido, evitando el albero, dándole una mayor vistosidad a la feria.

12d

En total hay 35 jaimas que ofrecen un amplio catálogo de productos a partir de diferentes oficios como bisutería con cristal, con acero, con resina, joyería, tratamiento de piel, grabados artesanales, calzado, textil, juegos artesanales… incluso con rincón gastronómico incluido, todo ello para permitir a los visitantes conocer las últimas creaciones del sector artesanal mostrando las nuevas técnicas y diseños apoyados en materias naturales.
“En el primer año de gestión (2013) la mayoría de expositores eran nuevos, pero se han ido quedando hasta casi repetir los mismos del año pasado”, resalta Carlos Padín.

El cuidado del Medio Ambiente también se traduce en el consumo de luz, estando los expositores obligados a utilizar bombillas de bajo consumo y no realizar más gasto del necesario. Es importante que los visitantes de la feria se sientan cómodos a la hora de consumir. Por este motivo, para atraer a un público familiar, se ha preparado una zona infantil con ludoteca y, en la parte contigua al mercado, se ha ampliado la oferta con atracciones. “Siempre pensamos en los que vienen a comprar, pero así pensamos también en sus hijos para que no se aburran”, recalca el gerente que también resalta la oferta cultural que ofrecen. Se trata de conciertos, eventos deportivos, talleres, globoflexia, además de sorteos que se realizan para todo aquel que compre.

12s

“Con la intención de apoyar a los grupos chiclaneros, hacemos pequeños conciertos para animar la feria”, algo que coincide, en parte, con otra propuesta que realizan, dar espacio a empresarios locales. No obstante, para no crear una competencia desleal, no se permiten la venta a los comerciantes de Chiclana, pero estos sí pueden promocionarse a través de esta feria. En palabras de Padín, “así conseguimos que nuestro mercadillo sirva de puente entre los comerciantes de Chiclana y la gente que está por esta zona”.

Los comerciantes cercanos muestran su satisfacción por la buena marcha de la Feria. No en vano, como comenta el propio gerente “que vaya bien nos beneficia a todos”. En tres años el cambio ha sido radical y la evolución se demuestra avanzando, aunque el gerente es consciente de que queda mucho por hacer, pero sabe que la confianza de sus expositores la tiene, así como la de los clientes ya que cada vez son más los que llegan y con un poder adquisitivo alto.

Dejar comentario