Tres décadas del ‘gran invento’

En 1988 comenzó a gestarse a los pies de La Barrosa ese proyecto turístico, de nombre Novo Sancti Petri, que se ha convertido en el gran motor de riqueza y empleo de la localidad. Un modelo de desarrollo a imitar.

0
1140
Construcción de uno de los primeros hoteles en el Novo.

Pocos, muy pocos, podían imaginar que un día la Chiclana de las viñas y la ganadería; esa que también fiaba a sus esteros y a su litoral la supervivencia de miles y miles de familias; esa que podía contar con los ‘dedos de una mano’ la presencia de chalets en su franja costera, iba a dar un giro de 180 grados para no solo desarrollar su potencial turístico, sino, además y quizás lo más importante, hacerlo con una visión totalmente novedosa.
Una mirada que iba a distar mucho de esa otra que había apostado por esos paisajes, tantas veces filmados en las películas españolas de la época, armados con ‘mil y un’ hoteles de proporciones desproporcionadas. Edificaciones prácticamente metidas en las playas que no daban oxígeno al entorno y que, por qué no decirlo, prácticamente aniquilaron zonas de gran belleza paisajística y natural.

Instalaciones como el Real Novo Sancti Petri Golf Club son bandera de este privilegiado espacio

Aquel ‘invento’ turístico comenzó a alumbrarse a finales de los 80 y principios de los 90, bajo el gobierno de José de Mier y cuando la gran oferta hotelera chiclanera se circunscribía prácticamente al Hotel Fuentemar (se construyó en la década de los 60) y a ese otro que se levantó años más tarde, el Ideal.

Severiano Ballesteros
Severiano Ballesteros

De nombre Complejo turístico Novo Sancti Petri, lo que en principio fue considerado por algunos como una arriesgada aventura -críticas no faltaron- fue tomando poco a poco cuerpo sobre una superficie de 4.260.000 metros cuadrados y una inversión inicial de algo más de 37 millones de las antiguas pesetas.

Edificaciones no invasivas con el litoral, respeto al entorno, grandes zonas verdes e instalaciones hoteleras de gran calidad marcaron una línea de desarrollo que ya no se abandonaría y que, ya en 2003, hizo que la oferta de plazas hoteleras de Chiclana se situase en 2.896, muy lejos de las 167 con las que arrancó el 82 del Mundial de España. Plazas que representaban el 30 por ciento de las de cuatro estrellas que por aquel entonces había en la provincia, el 58 del total del marco de la Bahía de Cádiz.

Su desarrollo supuso el paso de la Chiclana agrícola y ganadera a la turística

Asimismo, la localidad pasó a contar con 2.400 plazas de apartahoteles.
En torno a los hoteles, grandes protagonistas en primera línea de playa, también se desarrollaron complejos urbanísticos en los que también se puso especial cuidado para que no se rompiese el equilibrio con el entorno.

Un modelo turístico que a lo largo de estos treinta años no se ha roto y que, tal y como era el objetivo, ha ido avanzando poco a poco, haciendo buena esa apuesta turística a largo plazo y, por tanto, más garantista con el entorno, la generación de riqueza y el empleo.

Meliá Sancti Petri, Iberostar Andalucía Playa, Iberostar Royal Andalus, Hipotels Barrosa Garden, Ilunion Tratessus Sancti Petri Hotels, Apartahotel Novo Resort, Hotel Vincci Costa Golf, Tui Sensimar Playa la Barrosa Hipotels Barrosa Place & Spa, Hotel Aldiana y Clubhotel RIU Chiclana, entre otros, han sido y son los nombres propios de un proyecto de desarrollo turístico que ha ido más allá, hasta la Loma del Puerco, donde se ubica otro de los hoteles más emblemáticos de la franja litoral, el Royal Hideaway Sancti Petri.

Primera piedra del Hotel Meliá.
Primera piedra del Hotel Meliá.

Así, en la actualidad Novo Sancti Petri cuenta con dos Aparthoteles de 4 estrellas, 8 hoteles de 4 estrellas y dos de 5 estrellas Gran Lujo.

Además del desarrollo hotelero, urbanístico y, paralelamente, hostelero, el proyecto Novo Sancti Petri también ha propiciado la creación de grandes instalaciones de carácter lúdico y deportivo, una oferta de la que es bandera el Real Novo Sancti Petri Golf Club, que comenzó su andadura en 1990 con 27 hoyos y que es hoy uno de los mejores campos de golf de Europa.

En definitiva, un ‘invento’ turístico generador de riqueza y empleo con un largo camino aún por recorrer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here