Orgullo Concert

0
117

Nada en tan poco tiempo había despertado un orgullo tan inusual. Es ese sentimiento de satisfacción hacía algo cercano que empezamos a sentir como propio. Tengo que reconocer que con una sola edición, con el resultado obtenido y con las emociones vividas en torno a la música en directo, ha sido suficiente para advertir lo que ha supuesto para Chiclana el Concert Music Festival Sancti Petri. En varias décadas de profesión en el mundo de la comunicación, no recuerdo algo parecido. El estar en Fitur en la presentación nacional del evento, y ver que una buena representación de la sociedad chiclanera quiso, también, ser testigo directo del momento, confirmaba que esta cita ha conseguido más que algunas otras iniciativas, públicas o privadas, de un mayor espectro de actuación social y perdurabilidad. A estas alturas, nos importa relativamente lo que dure, que esperemos sea mucho tiempo, pero que nos quiten ‘lo bailao’. Nunca mejor dicho.

La concentración de arte y figuras que se da en nuestro verano hace que la oferta de Chiclana sea la más completa en ese tiempo. Una oferta que es plural y diversa, ya que no sólo satisface a visitantes. Los chiclaneros copan más del 50 por ciento del aforo en cada gran concierto.

Cómo estamos disfrutando en las estaciones de tren, en los aeropuertos, en la prensa nacional y observando los mejores escaparates publicitarios al ver ‘Sancti Petri’ en el apellido de una cita terapéutica a nivel social, que nos mezcla con los que nos visitan, que nos invita a compartir emociones y que empezamos a sentir como propia, con el orgullo de que es la ciudad, que somos nosotros los antifriones de tantos que vienen a vivirlo y de tantos que una vez vivido, no lo olvidan. Esto no tiene precio, o sí, en casch o Mastercard… Pero merece la alegría.

José Antonio Medina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here