Otra vez a las urnas

0
138

El próximo 10 de noviembre los ciudadanos de este país volveremos a acudir a los colegios electorales para resolver con nuestro voto lo que la incapacidad de los dirigentes políticos no ha podido solucionar. Es decir la constitución de un gobierno en España.

Serán las segundas elecciones generales en siete meses y las cuartas en cuatro años, un caso inédito en Europa que marca el fracaso de una generación de políticos o, al menos, de una manera de entender la política en la que las apariencias son más importantes que el fondo.

Un descrédito que afecta por igual a dirigentes de uno y otro signo. Ni unos ni otros han tenido la dignidad y la entereza de expresar en el Parlamento ante los ciudadanos que les han votado y a los que vuelven a pedírselo, las razones por las que han sido incapaces de cumplir el mandato recibido. Y es que da la impresión de que durante los meses transcurridos desde las últimas elecciones, más que negociaciones reales lo que ha existido es un paripé. Una confrontación de estrategias.

A lo largo de estos exasperantes meses de parálisis, desde el pasado mes de abril hasta ahora, da la sensación de que no ha existido negociación política alguna real y encaminada a formar gobierno, sino una pugna entre estrategias propagandísticas con la vista puesta de antemano en la repetición electoral.

Sin embargo, ha de quedar claro que no estamos ante un fracaso del sistema parlamentario, sino ante la irresponsabilidad de quienes se presentan solicitando nuestro voto. No es un problema de guión, sino de actores que no se saben su papel.

Por ello, y aunque a muchos les cueste asumirlo, es necesario que el malestar ante una nueva convocatoria a las urnas no se imponga al deber de votar el 10 de noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here