Rafael Serrano, “El Surtana”

0
1043

sultnas

C.REYES/Chiclana

Tras 52 años vendiendo sultanas, es su hijo quien recoge el testigo y el encargado de mantener viva esta dulce tradición chiclanera

De coco y huevo oiga. Si hay una frase que se ha repetido miles de veces en la Barrosa, y que todo chiclanero puede reconocer, es esta, cuyo autor es Rafael Serrano, más conocido por todos como ‘El Surtana’. Cualquier veraneante, de Chiclana o foráneo, le pone voz a esta ya mítica y dulce frase que tantos veranos nos ha acompañado.  Además, la imagen de Rafael con su canasto de mimbre y con su megáfono, a más de treinta  y cinco grados recorriendo la playa, es también una postal para el recuerdo.

Rafael nació el 24 de octubre de 1939 en San Fernando, y con tan sólo 10 años comenzó a vender sultanas de coco y bollos de leche a una peseta con su padre. Fue a los 13 años cuando empezó a vender en Chiclana, en la Feria de San Antonio y en la Plaza de Abastos.

Desde los 19 y hasta los 21 estuvo en La Marina. En el año 1960 conoce a su esposa  y vuelve a trabajar “de lo mío”, como él mismo señala.  Así, dice Rafael que “yo crio a mis hijos con el canasto”.

Aquellas sultanas las cocía en el horno de Currín, en la calle Fierro y, con lo que ganaba, alimentaba a sus cinco hijos. Actualmente jubilado, uno de sus hijos es quien ha recogido el testigo y continúa con la tradición vendiendo en la Plaza de las Bodegas después de hacer los mantecados en el obrador que tienen desde 1987. “Ya en el mes de junio sacamos la licencia para que mi hijo pueda vender en la playa”, aclara.

Rafael explica que veraneantes de Alemania, Francia y otros lugares del mundo vienen a Chiclana buscando sus sultanas, y es que, este dulce “es reconocido ya en todas partes”.

Para él, recibir la Insignia de Oro de Sancti Petri 2016 “ha sido todo un orgullo”. De este modo se le agradece su dedicación y su esfuerzo por estos 52 años vendiendo sultanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here