“Siempre he preferido tocar de oído e improvisar”

0
154

mar gabarre

C.REYES/Chiclana

Mar Gabarre tiene 22 años y en junio del año pasado finalizó su carrera de Bellas Artes. Su vida ha girado siempre en torno al mundo artístico pero, lo que más le llama la atención es el instrumento que comenzó a tocar a los 14 años, el arpa paraguaya. Con 8 años comenzó a tomar clases de piano pero le aburría leer partituras, “yo le decía a mi profesora que tocara ella y yo la imitaba. Siempre he preferido tocar de oído e improvisar”. Así que tan sólo estuvo dos meses con este instrumento. Fue al ver una foto de este tipo de arpa por internet cuando empezó a rondar por su cabeza la idea de aprender a tocarlo.

Gabarre compone sus propios temas y, además, canta, “no puedo hacer una cosa sin la otra”, señala. Lleva casi tres años tocando en solitario con el nombre de ‘Musgö’, aunque acompañada de otros músicos al teclado y a la percusión. Ahora está intentando unirlos para hacer una banda y tocar en festivales a nivel nacional.

La arpista piensa que, a la hora de tocar un instrumento, hay personas que tienen facilidad para la parte técnica y hay otras con mayor facilidad para la parte emocional e intuitiva. Respecto a esto último dice que “yo he empezado con lo segundo. Ahora estoy dando clases de armonía para saber lo que estoy haciendo. Ambas cosas son igual de importantes”. La artista se emociona al hablar del instrumento, “yo disfruto tocando el arpa y cantando, vuelo”.

La música que hace es poco convencional, trata de hacer con el arpa lo que hacen otros instrumentos. Utiliza una pedalera de guitarra con efectos para no hacer una música repetitiva, así a veces, puede sonar como si se tratase de un teclado o como una guitarra. “Un mismo instrumento durante más de una hora aburre”, señala. Además, le gusta improvisar en plena actuación.

Su idea, de cara al futuro, es montar un espectáculo en el que pueda integrar sus dos facetas, pintar y hacer música. “Hay personas que pueden pensar que es difícil, pero yo he tenido la suerte de que mis padres se dedican al arte y a la creatividad, por lo que lo veo más fácil y realista. Esto me ayuda a pensar que se puede hacer”.

Su faceta artística le viene de familia

La joven también ha trabajado en varias ocasiones con su padre, el artista  Antoni Gabarre, y actualmente tienen varios proyectos entre manos. “Por un lado queremos pintar las zonas infantiles de los centros de salud de Jerez. Esto nos va a llevar tiempo. Por otra parte, también tenemos pensado ir a distintas localidades con un piano y realizar murales con cosas típicas de los municipios. La idea es que todo el mundo participe en la realización de los murales y , mientras, la gente puede tocar el piano”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here