Rastreadores: buscando contagiados en Chiclana

0
380

Un total de trece rastreadores trabajan desde el centro de salud de Los Gallos para averiguar dónde y con quién han estado en contacto los nuevos positivos en coronavirus

Un total de trece personas trabajan a diario desde el centro de Salud de Los Gallos para detectar en el menor tiempo posible una nueva cadena de transmisión de la Covid-19 y cortar su circulación. Son los llamados rastreadores, los profesionales que deben averiguar dónde y con quién han estado en contacto los nuevos positivos en coronavirus, según se recoge en la Estrategia de detección, vigilancia y control de COVID-19 del Ministerio de Sanidad. Una labor esencial a la hora de contener la propagación del virus.

Una labor esencial para contener la propagación del coronavirus

En Chiclana, estos rastreadores están divididos en dos equipos de trabajo que realizan su labor desde el pasado mes de septiembre en coordinación con otros equipos del distrito Sanitario Bahía de Cádiz-La Janda, de lunes a domingo, e integrados por personal de enfermería, fisioterapeutas, documentalistas sanitarios y administrativos encargados de controlar a todas aquellas personas que hayan estado en contacto estrecho con un positivo en coronavirus.

En este sentido, cabe señalar que se considera como contactos estrechos cuando una persona que ha dado positivo se ha relacionado con otras guardando una distancia de menos de dos metros, sin utilizar mascarilla y por un espacio de tiempo superior a los quince minutos.

Estos profesionales sanitarios realizan más de 200 llamadas telefónicas al día

Así, una vez que una persona da positivo en una Prueba Diagnóstica de Infección Activa, ya sea PCR o test de antígenos, “se le pregunta por su actividad desde dos días antes de empezar a encontrarse mal o ser detectado como positivo en coronavirus y se contacta por teléfono con todas aquellas personas que sean susceptibles de haberse contagiado y se les explica los pasos que deben seguir, es decir, guardar la correspondiente cuarentena de 10 días”, según explica Yolanda Alba, responsable de uno de los equipos de rastreadores que trabajan desde Chiclana.

De esta manera, cada día, estos profesionales sanitarios realizan más de doscientas llamadas telefónicas, en las que además de informarles de cómo debe ser ese aislamiento en sus hogares, “básicamente que se cuente con una habitación ventilada, un baño individual si es posible o desinfección constante si es compartido, lavado de ropa aparte de la del resto de la familia y que si deben salir de esa habitación por algún motivo utilicen siempre mascarilla y mantengan la distancia de seguridad, les informamos de que en caso de no presentar síntomas, deben tomarse la temperatura dos veces al día, observar que no aparezca ningún síntoma y, en caso de que sí ocurra, ponerse en contacto con el Servicio Andaluz de Salud”.

Además, informan a los posibles contagios de las normas a seguir durante su cuarentena

En esta línea, Yolanda Alba destaca que “las personas que reciben la noticia de que han estado en contacto con un positivo por coronavirus no saben qué hacer y eso les provoca ansiedad. Por ello, nuestro trabajo es también darles esa información que necesitan y resolver las dudas que puedan tener para que estén tranquilas”, añadiendo que “en general, la actitud de las personas una vez que contactamos con ellas es de agradecimiento, aunque también se dan algunas situaciones algo desagradables que, generalmente vienen motivadas porque se sienten molestas por no haberlas llamado con más rapidez, pero una vez que hablamos con ellas, la actitud es siempre de colaboración”.
Asimismo, Yolanda Alba reconoce que “todos los casos son diferentes porque no es lo mismo hacer un seguimiento de un positivo que ha tenido mucha movilidad que rastrear los contactos de alguien que se mueve menos”. A este respecto señala que “en el momento en que se establecen restricciones a la movilidad comprobamos rápidamente como disminuye el número de contactos a rastrear”.

Además de estas funciones, los equipos de rastreadores trabajan en coordinación con los responsables Covid de los centros educativos para controlar en todo lo posible la situación y evitar que se propague este virus una vez que se detecta un caso positivo en algún colegio o instituto de la ciudad.

La mayoría de los contagios se producen en el entorno familiar

Uno de los datos que permite conocer la labor de los rastreadores es dónde se producen la mayoría de los contagios. En este sentido, Yolanda Alba señala que “las reuniones familiares y de grupos de amigos son los ámbitos donde más contagios se producen, ya que en estas ocasiones tendemos a relajarnos, a sentirnos más seguros, confiarnos y se deja de usar la mascarilla y de mantener la distancia social de seguridad. Es algo que también se da en los lugares donde hay una alta concentración de personas, otro punto importante a la hora de contagiarse”.

Por ello, la recomendación de los profesionales sanitarios inciden siempre en la necesidad de “utilizar en todo momento las mascarillas, la higiene de manos y respetar las distancias interpersonales. Solamente así, colaborando entre todos conseguiremos evitar nuevos contagios y salir de esta situación”.
y po estén pasando muy mal y necesiten de este tipo de ayudas económicas para poder salir adelante”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here