La costa retoma el pulso esta temporada

0
138

Aunque sin acercase aún a las cifras de otros años, la llegada de los primeros turistas a los hoteles de la costa hace que los negocios de la zona vuelvan a recobrar parte de su actividad

La llegada a Chiclana de los primeros turistas ha permitido a los negocios ubicados en la zona de la costa, especialmente a los dedicados a la hostelería, aumentar su actividad, aunque sin alcanzar todavía cifras cercanas a las del año pasado.

Así lo señala Juan Carlos Morales, del restaurante El Farito y vicepresidente de la Asociación Chiclanera de Hostelería, afirmando que “nosotros abrimos el mes de mayo y no ha sido hasta ahora cuando el sector no ha empezado a reactivarse. Tradicionalmente esta primera quincena de julio siempre ha sido más baja. Este año, con la situación de alarma sanitaria que tenemos, se nota una bajada en el número de personas que acuden a los bares y restaurantes de la zona, aunque tenemos esperanza y buenas previsiones de cara a la segunda mitad de julio y para el mes de agosto”.

El sector espera un crecimiento a partir de la segunda mitad del mes de julio

En este mismo sentido, Juan Estrada, de Los Pescadores, uno de los establecimientos más tradicionales de La Barrosa, afirma que “aunque es evidente que la actividad no es como el año pasado, no va mal del todo. Por ahora, entre semana la actividad es escasa. El movimiento fuerte se produce sobre todo los fines de semana y esos días son muy buenos en cuanto a la afluencia de público a nuestros locales”.

Con esta situación, Juan Carlos Morales destaca que “la hostelería es uno de los sectores económicos que más puestos de trabajo crea en Chiclana y, tradicionalmente, la temporada de verano suponía la contratación de numeroso personal. Sin embargo, este año, la mayoría de los establecimientos tienen una plantilla más corta ya que si no hay suficientes clientes no es posible contratar más personal. Lo que esperamos, y parece que va a ser así, es que a partir de la segunda mitad de julio y, sobre todo agosto, la llegada de más visitantes a la ciudad genere que la hostelería pueda incrementar el número de contratos, algo que repercutiría en la bajada del paro en nuestra ciudad”.

La llegada de turistas extranjeros es básica para poder alargar esta nueva temporada

Por su parte, Juan Estrada señala que “todos tenemos menos personal contratado este verano. Hay menos clientes y, por lo tanto, menos trabajo para todos. Es una situación complicada pero menos mala de las previsiones que teníamos hace un mes y las expectativas son que conforme avance el verano mejoremos en todos los aspectos.

Bares y restaurantes esperan poder incrementar el número de contrataciones

Y es que tal y como se destaca por parte del sector, “la economía de Chiclana depende mucho del turismo. Necesitamos la llegada de turistas para poder ser rentables”, según afirma el vicepresidente de la Asociación Chiclanera de Hostelería, para quien “creemos que el turismo nacional va a funcionar bien hasta aproximadamente la primera mitad de septiembre. Nuestra duda es que ocurrirá a partir de esa fecha en la que tradicionalmente, ha sido el turismo internacional, especialmente el de origen alemán el que nos ha mantenido hasta finales de octubre o mediados de noviembre, prolongando así la temporada turística. Debido a la pandemia provocada por el Covid-19, hemos perdido épocas de mucho consumo en nuestros establecimientos como la Semana Santa o la Feria de Chiclana y lo que esperamos es poder prolongar la época de actividad para compensar lo que ya se ha perdido. Y para ello necesitamos que se recupere el turismo extranjero”. Un turismo que, señala Juan Carlos Morales, “tiene unos horarios distintos a los españoles, algo que provoca que las mesas estén ocupadas más tiempo y que, por lo tanto, sea necesario contar con más personal para poder atenderlos”.

ALQUILER

Chalet individual con piscina propia, lo más buscado por los turistas

Chiclana cuenta con la mayor oferta hotelera de la provincia. Sin embargo, como es habitual, un importante número de visitantes optan por el alquiler de una vivienda para pasar sus vaciones en la ciudad. Este año, “el producto más demandado por nustros clientes es el chalet individual con piscina propia”, según señala María del Carmen García, de la inmobiliaria Beltrán y Bellido, para quien la razón de esta preferencia “puede deberse a que los clientes se sienten más seguros si no tienen que relacionarse con personas desconocidas”.

En este sentido y hasta el momento, añade, “donde más se está notando una bajada es en las viviendas y apartamentos ubicados en algún conjunto residencial con piscina comunitaria. Esta es una opción que cuesta alquilar más este verano”,
Un periodo estival en el que “no ha habido un cambio importante en el precio de los alquileres y se mantienen al nivel del año pasado”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here