Un rincón donde la memoria…

0
63

JESÚS ROMERO
Director de la Casa de la Cultura y Teatro Moderno

Según va haciéndose uno mayor, ve envejecer a quienes eran mayores ya antes. Una evidencia del relevo generacional se muestra a las claras y una urgencia, antes no sentida, nos lleva a conversar -oír sobre todo- largos ratos. El testigo. Estamos recibiendo el testigo que nos están pasando. El de la pequeña historia (story) que tras la Historia mayúscula (History) se oculta, la sustenta y, frágil, se olvida. Es la memoria. La memoria entrañable.

Y así, hablando -y sobre todo, escuchando-, tomamos conciencia de las numerosas ocasiones en las que el lugar, el escenario de los hechos -incluso de las palabras- cobra presencia. Pero…

Pero resulta que ese escenario con frecuencia no está, ni siquiera remotamente parecido, ni siquiera a modo de pequeño guiño que ayude a mantener, hasta cierto punto, un hilo de continuidad. Y así, ante la evidente presencia de lo ausente, una cierta tristeza nubla el relato. No hay dónde. Y uno casi entiende, en esa tristeza, la obstinación inquebrantable de quienes no renuncian a un lugar en que depositar los restos de los seres queridos, un aquí donde dejar el fresco recuerdo de unas flores. Un todavía, un aún visibles. “No te olvidan”. Un rincón donde la memoria retorne, para nutrirse y apoyarse, y descansar, y seguir. Un rincón donde la memoria, de cuando en cuando, regrese como a casa; como a la casa de los padres, que es la casa de siempre.

Yo recuerdo a mi madre, cuando iba a ver a sus padres -mis abuelos-, diciendo “voy un momento a mi casa”. Y esa casa lo era igualmente si se trataba de aquella de su infancia, como si se tratase de una segunda o una tercera vivienda donde ella nunca habitó…
Y sí, hemos perdido demasiados rincones. Demasiados rincones que son la apoyatura física de la memoria. Hay demasiadas cosas que no hay, que ya no hay. Y la memoria se escapa, y se pierde, sin ese imán de los rincones de siempre. Y en esa pérdida, acoso y derribo, nos perdemos sin un dónde donde seguir siendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here