En clima de convivencia

0
77

EDITORIAL.-

El mundo del periodismo y la comunicación se estremece aún al recordar el terrible atentado sufrido por los trabajadores de la revista francesa Charlie Hedbo. Millones de personas en todo el mundo se han sumado a la condena y al rechazo más absoluto hacia el terrorismo perpetrado con la excusa de salir al paso de una crítica, en forma de caricatura, de la que pocos se han librado a lo largo de sus 23 años de vida.

Sin embargo, la extremada crudeza de unos actos cometidos bajo el paraguas de la creencia religiosa, no debe llevarnos a cometer el error de meter a todos en el saco del fanatismo.

No es plato de buen gusto para quienes profesan la paz que se les mida con el mismo rasero por el hecho de compartir una misma deidad. Si algo ha caracterizado a nuestra tierra a lo largo de los siglos ha sido la aceptación del constante ir y venir de civilizaciones y culturas que nos han dejado su legado, costumbres y señas de identidad, muchas de las cuales perduran hasta nuestros días.

Quizá sea por ello que, en el sentir general, sepamos distinguir entre aquellos que no atienden a raciocinio y quienes llegan con las mejores intenciones para convivir como iguales aportando un abanico cultural tan beneficioso para abrir las mentes. Chiclana es un claro ejemplo de diversidad en cuanto a los orígenes de sus vecinos.

Ciudad cosmopolita en la que se mezclan comunidades, a priori tan diferentes, en un ambiente de cordialidad y buena vecindad. No caigamos en la xenofobia simplista de relacionar terrorismo con religión y prediquemos en su lugar la necesidad de remar todos hacia el mismo rumbo para que la mezquindad humana deje de derramar sangre en nombre de Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here