Ver para creer

0
120

Está claro, muy claro, que los tiempos cambian y que lo que ayer valía, era imprescindible; hoy parece superado, incluso es ‘repudiado’. Como diría Presuntos Implicados, grupo de los gloriosos ochenta, ‘Como hemos cambiado’.

Y es que si no hace mucho los partidos políticos no eludían a los medios de comunicación (menos aún en tiempos electorales), es más, los buscaban de manera constante para exponer sus ideas y confrotarlas con las del adversario; hoy, muy al contario, evitan todo contacto con el ‘exterior’, el público, al que se supone que aspiran a cautivar.

Nos referimos a los partidos de nuevo cuño municipal, caso de Vox y Ciudadanos (sobre todo el primero), que han tomado como estrategia la de no manifestarse e, incluso, la de no atender a los medios de comunicación por mucho que estos llamen a su puerta.

Es obvio, para eso estamos en un estado democrático, que todos, incluso los partidos políticos, somos libres de expresarnos; pero resulta complicado de entender que se guarden de la exposición pública aquellos que, quizás, tienen más necesidad de hacerlo, ya que poco o nada se sabe de cómo respiran en aquellos temas que ocupan y preocupan a los ciudadanos.
Parece ser que algunos han apostado única y exclusivamente por la marca y la novedad como grandes argumentos para captar los votos del electorado. En no pocas ocasiones, atendiendo a las indicaciones de sus direcciones.

Pero, lo quieran o no, lo entiendan o no, en un estado democrático los ciudadanos tiene todo el derecho del mundo a saber lo máximo posible de quienes aspiran a gobernarlos; de sus opiniones sobre los temas que les preocupan y ahí los medios jugamos un papel importante.

Ese papel, que lo quieran entender o no, ha contribuido a que hoy vivamos y disfrutemos del mayor y mejor tiempo de libertades de la historia de este país.

Artículo de Juan Manuel Reina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here