Llegan a la ciudad los saharauis del programa ‘Vacaciones en Paz’

0
155

11A

C.REYES/Chiclana

El pasado fin de semana comenzaron a llegar a Andalucía alrededor de 1.300 niños saharauis que pasarán sus vacaciones de verano en tierras andaluzas gracias al programa Vacaciones en Paz, un proyecto coordinado por la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (Fandas), junto con la Delegación del Frente Polisario para Andalucía y el Ministerio de Juventud y Deportes de la República Saharaui Democrática.

De este modo, a primera hora del lunes llegaban a Chiclana los niños saharauis que participan en esta edición. Así, un año más, la ciudad será sede de este encuentro de menores que llegan a la ciudad procedentes del campamento de personas refugiadas de Tinduf, situado al sur de Argelia, para disfrutar del verano con sus familias chiclaneras. El retorno, como viene siendo habitual, tendrá lugar la última semana de agosto.

Cabe destacar que, a través del programa Vacaciones en Paz, la Asociación de Ayuda al Pueblo Saharaui en Chiclana, Sadicum, que lleva 36 años ejecutando esta iniciativa, trata de alejar a la población infantil del fuerte calor del desierto en la temporada estival. Asimismo, trabajan en el cumplimiento del calendario de vacunaciones que vienen realizando todos los años, detectar problemas de salud, con reconocimientos médicos, y proporcionarles toda la atención médica que necesitan y de la que carecen en los campamentos. Para ello, tienen cubierta la asistencia sanitaria por el SAS, tras la firma de un convenio con la Federación Andaluza de Asociaciones solidarias con el Sáhara. Con la aportación de Sadicum, pretenden paliar las carencias de necesidades básicas (alimentos, material sanitario, educativo, etc.), e intentar mejorar, en lo posible, la calidad de vida que tienen en estos campamentos de refugiados. Allí habitan en jaimas (tiendas de lona) y en casas de adobe. No disponen servicios básicos adecuados, como hospitales, centros de salud, escuelas o viviendas, y los que existen carecen de las instalaciones mínimas. No obstante, a pesar de las nuevas exigencias administrativas por parte del Gobierno central que ha ralentizado todo el proceso burocrático, la ejecución del programa está siendo posible, por lo que los menores ya pueden empezar a disfrutar de sus vacaciones en paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here