“Ahora mismo, como club, estamos en la élite andaluza”

0
315

cristina

C.REYES/Chiclana

Constancia, sacrificio y mucha dedicación son las claves para llegar a ser una gran gimnasta. Cristina Benítez es la entrenadora del grupo de competición del Club Gimnasia Chiclana, del que está a cargo desde los 17 años. Y es que, a los 16 años, cuando se retiró de la competición, quiso seguir vinculada a este mundo que le apasiona y que tantas alegrías le ha dado.

La chiclanera comenzó a interesarse por la gimnasia rítmica a los siete años tras ver una exhibición en la televisión. Así pues, tras hablar con su madre, se apuntó en la escuela y a los dos meses la pasaron directamente al grupo de competición, empezando a competir a la edad de ocho años.

“Me inicié con los campeonatos andaluces y la mayoría de los años me clasificaba para el Campeonato de España”, señala la gimnasta, logrando ser “en Junior, campeona de Andalucía Absoluto y en Senior, tercera de Andalucía Absoluto”. Además, el mismo año que fue campeona de Andalucía fue, como representante de la selección Andaluza, a la Copa de la Reina y al Campeonato de España de la Juventud, los dos campeonatos de España más importantes que existen.

Cristina cuenta que uno de los motivos que le llevó a dejar de competir, a los 16 años, fue una tendinitis de rodilla, aunque tiene una espinita clavada: participar en el Campeonato de España de manera individual, sobre todo, después de haber quedado primera o segunda, en varias ocasiones, en una prueba en la que las dos mejores eran seleccionadas para ir al Campeonato de España, sin embargo, nunca la seleccionaron para ir. “Eso es algo que se te va quedando, sumado a la lesión”. Y es que, como señala, “en este deporte hay mucha competitividad y los logros que he conseguido han sido con mucho esfuerzo y sin recibir ningún tipo de facilidades”.

Así, el mismo año en el que se retira se marcha a Murcia para prepararse como entrenadora nacional, ya que tenía claro que quería vincular su futuro a este deporte, a pesar de ser maestra de Educación Física, profesión que no descarta retomar en un futuro aunque lo ve complicado.

Aunque se trata de un deporte muy sacrificado, la gimnasta guarda bonitos recuerdos de cuando estuvo en la selección Andaluza, de las concentraciones, de sus compañeras y de su entrenadora. “La gimnasia me ha transmitido muchos valores, constancia, sacrificio, organización y, aparte, es mi sustento de vida. Son valores que trato de transmitir a mis niñas”.

Cristina destaca que sus niñas, como ella las llama cariñosamente, han obtenido multitud de títulos, tanto andaluces como nacionales y que, “ahora mismo, como club, estamos en la élite andaluza siendo de los que mejores resultados obtiene”, dice orgullosa de su club.

La gimnasta también quiere romper con un par de lastres con los que carga este tipo de deporte y es que “las niñas no siguen ninguna dieta estricta, comen lo que quieren y en cuanto a las mayores, son ellas mismas las que llevan su control”. Por otro lado, también dice que las entrenadoras tienen fama de ser muy estrictas. “Eso dependerá de la entrenadora, cada una es un mundo pero yo, además, siendo docente, no maltrato a mis niñas, elevo la voz como cualquier entrenador de deporte”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here