“Las grandes comidas de empresa ya no existen”

Comida de empresa

Vittorio Canu, presidente de los hosteleros: “Todos debemos poner de nuestra parte para que sea una buena campaña”

Tras un excelente verano, la hostelería chiclanera, ahora en cierto periodo de relax y descanso, mira con esperanza una campaña, la de Navidad, que puede y debe ser importante en ese siempre complicado trance entre el verano y la Semana Santa. Unas fiestas en la que, según subraya el presidente del sector, Vittorio Canu, la hostelería y el conjunto de la ciudad deben poner de su parte para que los resultados sean los mejores posibles para todos.

“Si bien es cierto que la situación está mejorando”, apunta Vittorio Canu, “no lo es menos que la Navidad ya no es lo que era antes para nuestro sector. Ya no existen las grandes comidas de empresa en las que se juntaban 50 ó 80 trabajadores y, prácticamente, no se miraban los precios; ahora son menos numerosas, más reducidas en número y se miran mucho los precios de los cubiertos”.

Ante esta nueva realidad, el presidente de los hosteleros señala que, una campaña más, toca tirar de imaginación por parte de todos. “No cabe la menor duda de que, entre todos, debemos poner en práctica diferentes estímulos para que la gente se anime, salga a la calle y disfrute de una comida o unas tapas con los amigos o la familia mientras realiza sus compras en el comercio local”.

“En esa dinámica”, asegura, “se encuentra una gran parte de los hosteleros, que desde hace años se está animando a organizar zambombas u otro tipo de eventos para atraer a sus potenciales clientes”.

A la espera de que esos estímulos hagan efecto y, por tanto, generen economía, Vittorio Canu resalta que, “a día de hoy las reservas que existen en los distintos establecimientos para comidas de empresa, familiares o de amigos son muy bajas y, como viene sucediendo desde que se inició la crisis, tendremos que esperar a después del puente para que se anime la cosa”. Y es que, entre los cambios de hábitos provocados por la crisis, el presidente de los hosteleros apunta la tardanza con la que se realizan las reservas, “lo que nos impide tener una visión de lo que puede dar de sí la campaña”.

Una campaña que Vittorio Canu señala que “se vive con más intensidad en el centro de la ciudad, ya que es el escenario en el que la mayoría de los chiclaneros se mueven para hacer sus compras o disfrutar de las actividades organizadas”.

“Esperemos”, concluye, “que los chiclaneros se animen y el sector pueda obtener buenos resultados en una campaña que es muy importante”.

 

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Dejar comentario