Cuando aprender inglés es tan fácil como dar un paseo

0
61

W&T

CRISTINA REYES/Chiclana

Una de las preocupaciones de hoy es aprender idiomas, es por ello que Karen Neller se interesó por esta inquietud de los jóvenes chiclaneros


‘Wal
k and Talk’ es un grupo de personas que se reúne en la playa de La Barrosa para realizar intercambios lingüísticos. La idea llegó por parte de Karen Neller, una americana que creó este grupo de Facebook en 2012 para hacer reuniones y compartir experiencias de vida.  La organizadora de los eventos unió dos de las cosas que más le gustan, “caminar y hablar”, de ahí el nombre del grupo. Neller pensó que era una manera fantástica para que los chiclaneros tuvieran la oportunidad de reunirse con personas de habla inglesa y así compartir sus puntos de vista y experiencias. “También es una buena oportunidad para que la gente que habla inglés pueda mejorar su español”, comenta. 

“Al principio quedábamos a las ocho de la mañana pero ya me avisaron de que sería un  desastre, por lo que decidimos cambiarlo y ahora quedamos los viernes a las once y los domingos después de comer”.

Neller disfruta del mar, de la costa, encuentra maravilloso poder disfrutar de un magnífico paseo por la Barrosa, ya que ella siempre ha vivido en zonas de interior. “Todo el mundo sueña con esto”, señala emocionada.

Otro aspecto interesante es que acuden personas de diferente rango de edad, lo que hace aún más enriquecedora esta experiencia. Asisten ingleses que ya están jubilados y que “tienen más tiempo libre y ayudan a los jóvenes que quieren prepararse para realizar exámenes, irse a trabajar fuera o por otros asuntos”. En esta ocasión incluso se han unido dos personas de Gales que han venido de vacaciones a Chiclana y les habían hablado de este grupo. También hay otra pareja inglesa que ha estado en Canadá, viviendo un voluntariado de seis meses en medio del bosque observando osos y lobos. “Es alucinante escuchar las diferentes vivencias de las personas que vienen”.

David vive en Chiclana, es profesor de inglés, ha acudido en varias ocasiones y dice que,”esto es una oportunidad que hay que aprovechar para practicar inglés y, además, es gratis”.
      Así pues, los encuentros consisten en dar un paseo por la playa y sentarse en una terraza frente al mar mientras conversan. “Todo el mundo tiene diferentes historias y experiencias que compartir. Compartir enriquece”, concluye Neller.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here