De cómo una mala estrategia puede complicar el éxito político

0
70

ANTONIO PÉREZ ALCÍBAR

PERIODISTA

Todos pensábamos que en algún momento del último tramo del mandato corporativo, el equipo de gobierno, los dos partidos que lo sustentan, escenificarían un distanciamiento, hecho a medida, sólo pensando en clave electoralista.

A tenor de lo ocurrido con el cese de Susana Moreno (PVRE), lo previsible se convirtió en un proceso que inicialmente parecía sobreactuado y, al final, se ha convertido en un gran problema para el gobierno municipal. La pérdida de la mayoría absoluta con proyectos importantes pendientes de aprobar y con mucha tela que cortar todavía, ha puesto de los nervios a los concejales populares y a la única representante del partido de las viviendas irregulares.

No van a poder cumplir compromisos con empresas vinculadas a la operativa de gestión, como la concesionaria Urbaser que se ha quedado sin su renovación del servicio. A estas alturas, casi nadie se cree que el desencadenante de todo esto haya sido un informe sobre la contaminación de los acuíferos que siendo importante, todos asumimos, desgraciadamente, como algo adherido a la proliferación en la ciudad de construcciones fuera de ordenación.

El estratega popular perdió el control al primer paso. Luego quiere implicar a Jiménez Barrios, al que la ciudadanía reconoce, con sus sombras, como el alcalde que ha presidido la mayor etapa de crecimiento y prosperidad de Chiclana. El ahora vicepresidente de la Junta concilia adeptos hasta en las fuerzas políticas adversarias. Sin ser el gran valedor de Román, pasa a ser (dolido por los titulares inducidos) en el principal apoyo con el que contará en la campaña.

El hombre fuerte de Susana Díaz se ha dejado ver en los últimos días por aquí, más que nunca desde de que ostenta cargos institucionales fuera del ámbito municipal. El estratega popular, de nuevo, se equivoca y su acción tendrá un efecto boomerang clarísimo. A esto sumamos el rifirrafe con los principales empresarios locales, otrora pegados al centro derecha chiclanero y que observan como no se les tiene en cuenta por los mismos a los que apoyaron. Salvo lo de la imputación del alcalde, algo que sólo respondería, en principio, a la propia acción del regidor, el resto de decisiones estratégicas del equipo de gobierno les auguran una campaña cuesta arriba.

Un estratega tiene que ser capaz de plantear soluciones que conduzcan al éxito, actuando de forma creativa e intuitiva, perseverando en el continuo análisis de cada situación. El estratega popular derrapa, desafora, complica la acción de los suyos y los lleva, en el último momento, por caminos que conducen al fracaso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here