Denme de comer

Juan Luis Iglesias, Director de 8tv Chiclana

En medio de tanto chef, tanto programa televisivo, tanto plato creativo, tanta arquitectura gastronómica, tanto restaurante de super diseño y tanta pamplina, reivindico la cocina tradicional. Llámenme dinosaurio, carca y todo lo que se les ocurra, pero sobre todo, denme de comer.

Estoy hasta los ajetes de tanto chufla ofreciéndonos platos que no llenan el estómago. Eso de plato cuadrado, hambre segura, es una frase lapidaria que se cumple al milímetro. Y lo peor de todo, te quedas con la cartera vacía. Defiendo la cocina creativa, auténtica, que experimenta sabores y sensaciones nunca antes paladeadas, pero no la de algunos pamplinas que últimamente nos la quieren colar.

Llegados a este punto voy a aclarar un concepto, antes de que usted me siga leyendo. Que yo diga que me gusta comer no significa que me pongan el plato hasta que rebose. No se trata de cantidad, sino de calidad. Y es que, en esto, pasa como en el arte. Si te plantas delante de una obra abstracta, más te vale decir que es increíble porque si no, los supuestos entendidos te mirarán con una mezcla de indignación y de condescendencia.

Pero volviendo al buen comer. Reto a esos chefs de nueva hornada, a que cojan la cazuela y hagan unas buenas lentejas. A que tiren de sartén y hagan unos huevos fritos con papas hasta que te dé una lipotimia. A que preparen un puchero con todos sus “avíos” para que se te caigan dos lagrimones como pelotas de tenis y quédate con tu tortilla desestructurada al aroma de canela o como la quieras bautizar.

Exijo que esos nuevos creativos culinarios respeten a las abuelas que durante años han creado recetas insuperables. Les pido a estos chefs de nueva hornada que valoren esa técnica nacida de la creatividad de fogones con solera. Y sobre todo, les ruego encarecidamente a tanto cocinero mediático que, por favor, den de comer.

Dejar comentario