El Zoleta, Agustín Correa

0
152

23. C

L.ROSSI/Chiclana

La tierra chiclanera es fértil en copleros que han ofrecido, a lo largo de su trayectoria, sus voces para el deleite de los aficionados. Por sus cantaores flamencos es conocida Chiclana pero, en el mundo del Carnaval, también se han prodigado distintos intérpretes. En los últimos años son muchos los que han puesto sus miras más allá del río Iro y su cante al servicio de las agrupaciones gaditanas. Este es el caso de Agustín Correa, conocido como ‘Zoleta’ por ser su cuna lugar de jornaleros y tierras de labranzas, apodo que, con sumo gusto, asumió hace años, puesto que es la manera de no perder nunca su identidad. Empezó su andadura en dos comparsas locales y canteranas (‘Juventud, divino tesoro’ y ‘Garabatos’), pisando el Falla por primara vez en 1996 con la juvenil ‘Zapatones’. En su salto a adultos estuvo en ‘Don Nadie’, alcanzo las semifinales del Concurso con ‘Los hombres de la bicicleta’, comparsa que recreaba a los obreros que se desplazaban desde Chiclana para trabajar. Precisamente, como un emigrante más, el chiclanero se lanzaba a la aventura de salir con grupos de la capital de la mano de Enrique Villegas y su ‘Ajito Blanco’. Siempre había sido tenor hasta que comenzó a hacer voces como la ‘octavilla’ y, a partir de ahí, dio el salto a agrupaciones de cierto renombre. ‘Los Inmortales’ de Juan Carlos Aragón, ‘Los Acuarelas’, su primera final, o ‘Araka la Kana’, donde consiguió el primero de sus primeros premios, repitiendo al año siguiente con ‘La comparsa de Momo’. ‘Los Válidos’ o ‘Los hombres de negro’ fueron sus últimas finales, quedándose este año sin salir, a pesar de iniciar un proyecto.

Temperamental, con presencia en el escenario, Agustín Correa ha llevado el nombre de Chiclana por muchos lugares de España, con agrupaciones y minigrupos, e incluso al otro lado del charco cuando viajó aMontevideo con la comparsa de Aragón. Su vida ha sido el Carnaval, pero el Carnaval no es lo único de su vida, por ello, quizás, ha preferido dar un paso atrás en los últimos meses y descansar, quién sabe si para volver con más fuerza o para fomentar el Carnaval chiclanero, como ya hizo cuando fue pregonero en 2014. Un chiclanero que ha alcanzado la gloria y, como cantara alguna vez, llevando el nombre de Chiclana “por bandera siendo la prueba de que los carnavales no tienen fronteras”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here