Emilio Oliva: 30 años de alternativa

0
208
Emilio Oliva
Emilio Oliva

El torero de Chiclana cumplirá el próximo 19 de marzo su trigésimo aniversario como matador de toros, tras tomar la alternativa en la plaza de El Puerto de Santa María en el año 1985, cuando inició una carrera de éxitos
Día de La Pepa del año 1985. Plaza de Toros de El Puerto de Santa María. Seis toros seis de la ganadería de Gabriel Rojas. De padrino Rafael de Paula, de testigo José Luis Feria, Galloso. En el albero un joven chiclanero, 21 años cumplidos el diciembre anterior, Emilio Oliva. Tomaba la alternativa co n la presencia de un público entregado de todas partes del territorio nacional y, muy en especial, varios autobuses de Chiclana de la Frontera, su tierra. Emilio Oliva Baro se convertía en torero hace 30 años y a partir de ahí comenzaba un carrera plagada de éxitos. “Aquellos momentos fueron muy importantes y muy bonitos”, resalta hoy el torero chiclanero.
Comenta con la mirada melancólica que todavía recuerda “aquella tarde como si fuera ayer”, viendo los autocares partiendo para El Puerto de Santa María y presenciando la cara “ilusionada” de su padre. Su progenitor, Emilio Oliva Fornell, también matador de toros, era conocido como “El Chamaquito de Chiclana”. Hizo historia y dejó su legado en sus tres hijos, aunque fue Emilio el que triunfara por todas las plazas de España y las Américas. La confirmación fue en Las Ventas en mayo de aquel año 85 en la madrileña Feria de San Isidro.
Se siente orgulloso de su tierra y se considera profeta en ella. Con certeza afirma el torero chiclanero que “he dado todo el cariño que he podido y el pueblo me ha respondido siempre”.

TOREAR A DISTANCIA
Lo más destacado de su forma de torear era su valentía a la hora de encarar a distancia. Se trata de poner el toro a unos veinte metros y citarlo, “me gustaba que se arrancara el toro y la plaza se volvía loca aplaudiendo. A la gente le gustaba mucho y yo se lo daba a la gente”.
No es ajeno a lo que sucede hoy día en Chiclana y en la nación. Asegura que el mundo de la tauromaquia está pasando por unos momentos complicados. Para Oliva “los antitaurinos nos están atacando mucho”, sólo por “ejercer nuestra profesión”. Aunque sí es consciente que el consenso debe ser la clave, “debemos sentarnos todas las partes para dialogar y llegar a buen puerto para salvar el segundo espectáculo más importante de España”.
Como curiosidad, cabe resaltar que Emilio no se ha cortado oficialmente la coleta, por ello no descarta algún día “torear por última vez en un plaza” y brindar a su pueblo la despedida que merece. Aunque asegura que esto es arduo y dificultoso porque “los años y la falta de práctica pesan”.
Hace 30 años de aquella tarde en El Puerto de Santa María. Emilio Oliva es ahora un empresario que “a pesar de las cornás de la vida”, se enfrenta día a día a sus recuerdos, siendo uno de los matadores más importantes que haya dado la provincia de Cádiz.

Apadrinado por De Paula  y Galloso

El matador de toros debutó con caballos en Alcalá de Guadaira el 28de febrero de 1981. Tomó la alternativa en El Puerto de Santa María el 19 de marzo de 1985 de manos de Rafael de Paula, con José Luis Galloso, con el toro ‘Bocinazo’ de Gabriel Rojas. La confirmó en Madrid el 26 de mayo del mismo año, apadrinado por Francisco Ruiz Miguel, en presencia de Luis Reina, con el toro ‘Grapero’ de Pablo-Romero. Ha tenido sonados triunfos en Madrid, Barcelona y Sevilla (de novillero salió por la Puerta del Príncipe).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here