Evolución en la representación de los valores chiclaneros

0
261

feria3

LUIS ROSSI/Chiclana

Ninfa, Dama, Sirena, Reina, Miss, Salinera, Coquinera, Chiclanera Mayor… desde hace años, tantos que se ha convertido en tradición, las diferentes localidades eligen a mujeres, casi adolescentes, y niñas de primaria para representar a la figura femenina del lugar. En un principio se buscaba la belleza, asimilando un canon y fijando la atención más en lo estético. Muchas fueron elegidas tan democráticamente como los ayuntamientos a los que representaban, siendo la hija de un terrateniente, la prometida del hijo de algún empresario o, como ocurriera en las Fiestas Típicas de Cádiz, la mismísima nieta de Francisco Franco. La evolución de este tipo de concursos ha derivado en buscar, además del aspecto físico, un plus de inteligencia y de lo que se denomina cultura general.

En los últimos meses, coincidiendo con los cambios de gobiernos y la incorporación de fuerzas políticas con otras ideologías, se están buscando fórmulas para cambiar estos concursos, llegando incluso a la eliminación en algunos casos. Esta tendencia también ha llegado a Chiclana -que ha comenzado en estos días el proceso de selección-, en este caso de la mano de una asociación de mujeres, Kódigo Malva, y la Asociación Pro Derechos Humanos. Ambos colectivos han pedido que no se sigan “perpetuando” prácticas que son “claramente discriminatorias” hacia las mujeres y que “contradicen lo planteado en las distintas legislaciones, planes de igualdad y esfuerzos económicos”.

Cristina Serván, portavoz de APDH, entiende que las bases que publica el Ayuntamiento tienen un perfil “discriminatorio” al incluir requisitos vinculados con la edad y con el género “que no representan la globalidad de lo que existe en Chiclana” y que provocan una imagen “sexista”.

Sobre este asunto, el delegado de Fiestas, José Vera, señala que hay “aspectos que mejorar” y que sabe que los cambios se tendrán que abordar pero “con diálogo y consenso”. Sostiene que son muchas las voces en contra del concurso, pero que también hay mucha gente a favor por “ser algo que no le hace daño a nadie”.

María Mayorga, actual Chiclanera Mayor, erigida como portavoz de sus compañeras, comenta que para ellas es “un orgullo” representar a la mujer chiclanera y no entiende el “rechazo” que existe hacia esta figura tradicional de las fiestas. Mayorga es consciente de la opinión contraria que hay y no se opone a “los posibles cambios” que hagan mejorar la elección.

José Ángel Lozoya, voz experimentada del feminismo y miembro de la Red de Hombres por la Igualdad, aunque reconoce no haberse planteado el asunto, al ser interrogado por El Periódico de Chiclana, responde con una frase: “hay que adaptarse a los tiempos”. “Sería positivo hacer que la persona que represente a Chiclana fuera un ejemplo a seguir y que destacara por algún tipo de méritos”, argumenta Lozoya. En esta misma línea se manifiestan desde la Asociación Pro Derechos Humanos, “pedimos una transformación del concurso, para erradicar la discriminación”. De manera constructiva aportan, como ejemplo, que se puede buscar una serie de principios dentro de las bases que incluya a “una representación de la ciudadanía mucho más real y menos sesgada”. Cristina Serván matiza que “no es un rechazo, sino que se elimine el rechazo”. “Seguimos, en el siglo XXI, valorando unas cualidades vinculadas al sexo, la estética o la edad”. Apoyando las palabras de Lozoya, la activista habla de “una propuesta inclusiva y que pone en valor los talentos que hay en Chiclana”.

Serván desconoce si se ha hablado o no con las actuales Chiclaneras, pero sí reconoce que han notado que la ostentación del cargo “no otorga un papel de relevancia, sino más bien figurativa”. Por ello, se dirigen al contenido, “no porque ellas no tengan cualidades para desarrollar ciertas actividades, sino que no se les da ese papel”. En este sentido, Mayorga, como portavoz de las actuales Chiclaneras, reconoce estar de acuerdo en que hay que darle a esta figura “más protagonismo” y no sólo “mero acompañamiento”. A las mujeres, según Serván, que han sido elegidas como damas “jamás les podríamos catalogar como mujeres florero”, pero sí critica “el vacío de actividades dentro de las tareas se les encargan”.

Entre otras actividades, la Chiclanera Mayor habla de representar a la mujer en las distintas festividades, tales como la Feria de San Antonio, Carnaval, las romerías de Santa Ana o Virgen del Carmen o las quemas de San Juan. No obstante, Mayorga añade que “hay otros actos que no se ven pero en los que estamos presentes colaborando”, poniendo como ejemplo la edición de un calendario solidario para la campaña ‘Ningún niño sin juguetes’. “El calendario fue una idea nuestra y pensamos que, como ésta, se pueden hacer muchas cosas para ayudar a la ciudad”, comenta Mayorga.

La comparación con los Reyes Magos es evidente. La elección de estas figuras se hace a través de un organismo independiente, aunque colabora el Consistorio, y no tienen en cuenta valores puramente estéticos. Precisamente, es el ejemplo que ponen desde los colectivos de mujeres, así como el propio José Ángel Lozoya, que propone una elección más fundamentada en los valores y en las personas que “son un ejemplo a seguir” porque sólo así “representarán verdaderamente a Chiclana”. Por su parte, las Chiclaneras ven con buenos ojos que se abra el concurso también a hombres. Otro detalle que se ha destacado en la propuesta del colectivo de mujeres es que, para la Chiclanera Infantil, se desarrolle una elección dentro de las AMPAS, basándose en unos “patrones” que deben transformarse. “Se lo hemos planteado a los colegios y han sido muy bien recibidas las propuestas”, indica Serván.

A pesar del distinto prisma, parece que hay una realidad común que sobresale de todas estas inquietudes, la adaptación a los nuevos tiempos con fórmulas que favorezcan la inclusión y eviten la discriminación.

“Este año no tendrá tanta prioridad lo estético y se suprimirá el desfile”

José Vera, delegado de Fiestas, es consciente de las distintas opiniones que hay sobre el asunto de la elección de la Chiclanera Mayor, por ello sostiene que hay que “tomar decisiones con templanza”, para que tengan cabida todas las OLYMPUS DIGITAL CAMERAversiones y no caer “en el pensamiento único”. Vera confirma que este año no habrá “grandes cambios”, puesto que el proceso ya está muy avanzado y son 30 chicas las que se han presentado. Aunque sí, adelanta que “no tendrá tanta prioridad lo estético” y sí “los conocimientos, capacidad comunicativa o el interés por vender la imagen de Chiclana”. Prueba de ello, es que se ha suprimido el tradicional desfile de moda, por “un acto más fresco y dinámico, acorde a los tiempos”. El edil de Fiestas tiende su mano a los distintos colectivo para tratar de “mejorar” de cara al próximo año, siempre “con el diálogo y el consenso”, sin caer en el “extremismo”. 

“Lo ideal es que se elija a personas que sean un modelo a seguir”

05 bMiembro de la Red de Hombres por la Igualdad, José Ángel Lozoya es un referente en la defensa de la igualdad de género, participando activamente en la lucha contra las desigualdades y la discriminación que sufren las mujeres y que no se identifica con el sistema patriarcal dominante. Lozoya sostiene, sobre este tipo de concursos, que buscar sólo la belleza es “tan burdo” que hasta en los certámenes de misses “se les pide otra cosa más, que no sólo sean guapas”. Para evitar posibles muestras de “machismo”, el feminista habla de realizar un concurso teniendo en cuenta“una serie de méritos que hicieran que la ciudad le rindiera un reconocimiento”, algo parecido al nombramiento de Hijo Predilecto o las insignias de oro en Chiclana. En cualquier caso, que por sus méritos y habilidades se haya convertido “en un modelo a seguir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here