Muchas ganas de fiesta y diversión

0
60

Cientos de chiclaneros no desaprovecharon la oportunidad para disfrutar de los
primeros bailes y copas en el recinto ferial

Que había y hay ganas de fiesta nadie lo pone en duda. Así quedó demostrado en la que fue la primera noche de la Feria de Chiclana, esa que comenzó nada más encenderse el alumbrado del recinto ferial y de la que fue protagonista destacada la alegría, que rápidamente se extendió por cada una de las casetas.

Grupos de amigos, familias y compañeros de trabajo no quisieron desaprovechar la oportunidad para comenzar a disfrutar de los innumerables placeres de un recinto que hasta el próximo domingo será punto obligado de encuentro para todos aquellos que disfrutan de la buena compañía, el baile, la música y la buena y típica gastronomía que caracteriza a la Feria de Chiclana.

Una noche de la que, aprovechando la festividad del miércoles, también fueron protagonistas los más pequeños, que no quisieron dejar pasar la oportunidad para ‘pasar revista’ a las atracciones de este año (entre las que destaca la presencia de una gran noria) y disfrutar de las primeras emociones.

Tal y como se pudo comprobar y ya había sido anunciado por el delegado municipal de Fiestas y Seguridad, José Manuel Vela, por los distintos puntos del recinto ferial se pudo observar la presencia de un gran número de agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil, encargados de que todo transcurra con normalidad y, por tanto, sin incidentes de consideración.

En esta primera jornada, gran parte de la atención se centró en la Caseta Municipal, en la que, además del acto de proclamación de la Chiclanera Mayor, la música fue protagonista hasta bien entrada la noche.

Día del Niño

Como era de esperar, ayer miércoles, tras la celebración en honor de San Antonio y el tradicional reparto de los panecillos, el real chiclanero comenzó a vivir la llamada feria de día.

Así, desde el mediodía y hasta bien entrada la tarde, cientos de familias y amigos se citaron en las casetas para, aprovechando la festividad de San Antonio, disfrutar de las tradicionales comidas de feria.

Un ambiente al que ayudó las buenas condiciones meteorológicas, con temperaturas más acordes con el final de la primavera.

Protagonismo especial tuvieron los más pequeños, ya que pudieron disfrutar de sus atracciones preferidas a un precio mucho más reducido.
Con la caída de sol, el recinto registró la llegada de un gran número de visitantes de otras poblaciones, muy en especial del marco de la Bahía de Cádiz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here