Pedro Grimaldi es recordado y homenajeado en la calle en la que vivió con su familia

0
442

Hay personas que dejan huella. Personas que viven alejadas de los focos, pero sin cuya dedicación y entrega las cosas serían muy diferentes para, sobre todo, aquellos que menos tienen.

Personas eternamente recordadas, admiradas y queridas por aquellos, vecinos o no, que tuvieron la gran suerte de conocerlas e, incluso, por esos otros que llegaron a saber de ellas a través de relatos de terceros.

Una de esas personas, entre las ilustres de una Chiclana que sabe y mucho de solidaridad y buena vecindad, es Pedro Grimaldi Cabeza de Vaca, a quien la localidad ha querido rendir un merecido homenaje póstumo con la colocación de una placa en aquella calle, Amsterdam, en la que vivió hasta el final de sus días con María Salado Cebada, su esposa, y en la que crió a sus hijas, Elisabeth y Julia.

Un homenaje que, fruto del aprecio de sus vecinos y conocidos, fue gestado por diversos colectivos, entre ellos la Federación de Emigrantes Retornados (FEAER), la Asociación de Personas con Discapacidad Física La Rampa y los propios vecinos de la zona.

Y es que Pedro Grimaldi fue actor destacado del desarrollo de la barriada de El Mayorazgo, colaboró en la ‘Casa de las abuelitas’, en la creación del grupo joven de Cáritas o en la puesta en marcha de La Fundación, “donde”, tal y como destacó su hija Elisabeth, “le dio a los jóvenes discapacitados la oportunidad de desarrollarse profesionalmente”.

“Mi padre”, subrayó, “sigue siendo una persona muy querida, ya que era entrañable y comprometida con su pueblo, honrado, honesto, amigo de sus amigos, trabajador y fiel a sus principios”.

Por su parte, José María Román destacó de Pedro Grimaldi su “actitud vital para con los amigos, familiares y personas que ni siquiera conocía”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here