Las playas se visten de verano

0
366

chirin

T.ARIZA/Chiclana

Faltan pocos días para que comience, de manera oficial, la temporada de chiringuitos en las playas de Chiclana, y es que, algo cambia en el ambiente cuando comienzan a instalarse estas estructuras de madera sobre la arena de La Barrosa. Ya huele a verano.

Este año Chiclana contará con una veintena de chiringuitos que harán las delicias de chiclaneros y visitantes a orillas del Atlántico. De estos 20 establecimientos, la misma cifra que el año pasado, cuatro se ubican en el paseo marítimo de La Barrosa, en concreto Pura Vida, Atenas Paseo, Kanaloa y Zurga, mientras el resto se reparte de manera que habrá dos en la playa de Sancti petri y 14 en la arena de La Barrosa.

Según ha informado el delegado municipal de Playas del Ayuntamiento de Chiclana, Joaquín Páez, este año la principal novedad reside en la ampliación que experimentará la mayoría de los establecimientos, gracias a la aplicación de la nueva normativa aprobada hace dos veranos. Así, estos paraísos frente al mar, podrán pasar de los 150 metros cuadrados de los que disponían hasta ahora a 270 metros cuadrados. Esta ampliación supone importantes beneficios tanto para los empresarios como para los usuarios ya que permite incrementar los servicios que se ofrecen en estos espacios al tiempo que  generan mayor riqueza y empleo en la zona.

Tan sólo dos chiringuitos ubicados en la arena de La Barrosa, Las Dunas y Vinci, van a permanecer como estaban anteriormente, el resto se adaptará a las nuevas posibilidades. Este cambio de tamaño obligará a los empresarios a modificar algunas de las estructuras que conforman sus locales, para ello, han presentado los correspondientes informes, elaborados por sus arquitectos, en los que se recogen los nuevos proyectos de ampliación.

Cabe destacar que, desde el otoño de 2014, la nueva ley permite, a los empresarios que lo soliciten, mantener sus chiringuitos abiertos todo el año, siempre y cuando presenten el correspondiente informe de inudabilidad que dé el visto bueno al proyecto. En el caso concreto de Chiclana, los establecimientos que se ubican en el paseo marítimo, por el hecho de no estar en la misma playa, pueden permanecer abiertos todo el año si lo estiman oportuno. En el caso de los locales que se instalan en la arena, uno de ellos, Mojama, ya dispone de licencia para poder permanecer abierto también durante los meses de invierno y, para este año, el Ayuntamiento se encuentra a la espera de la resolución, por parte de la Demarcación de Costas, para otorgar la correspondiente licencia a tres más, en concreto los chiringuitos La Barrosa, Bongo y Apretaíto. En estos tres casos, sus propietarios han cursado ya la correspondiente solicitud y sólo están a la espera de que Costas dé luz verde. Si esto se confirma, quiere decir que, para el próximo invierno, las playas de Chiclana podrán disponer de cuatro chiringuitos abiertos en la arena.

Desde la Asociación de Empresarios de la Costa de Cádiz, AECCA, dan muestras de las buenas expectativas para este próximo verano, avaladas por los “espectaculares” resultados obtenidos el pasado año, cuando todos los chiringuitos estuvieron al cien por cien de actividad.

Por su parte, desde el equipo de Gobierno, el responsable de Playas asegura que “estamos trabajando para contribuir en todo lo que esté en nuestra mano para fomentar la actividad económica en el litoral chiclanero y, para ello, desde el pasado año venimos incrementando los servicios de playa”. En este sentido Páez recuerda que las pasarelas, duchas, aseos públicos y el servicio de socorrismo se mantendrán operativos desde  primeros de mayo hasta el próximo mes de noviembre. “Nosotros lo que queremos es que no haya excusas para que, los chiringuitos y cualquier otro negocio, tengan la posibilidad de tener clientela, para lo cual mantendremos la playa a punto todo el tiempo que sea posible”.

Otro de los aspectos a tener en cuenta, si hablamos de la evolución de los chiringuitos de Chiclana, son los cambios de tendencias que se han producido en los últimos años tanto en decoración y servicios como en la carta que ofrecen a los clientes. Cambios que el delegado de Playas califica como “muy afortunados” ya que, de esta manera, se amplía el abanico de posibilidades. Los chiringuitos de Chiclana son muy diversos y están pensados para captar todo tipo de público, aunque todos conservan dos señas de identidad: la calidad ambiental y la calidad de sus servicios. En cuanto al respeto al medio ambiente cabe destacar que muchos chiringuitos de Chiclana han resultado premiados por el uso de placas solares, iluminación de bajo consumo o la instalación de grifos que ahorran agua.

Además, las instalaciones ya no se limitan a una amplia terraza abierta en la que se sirven platos típicos veraniegos, sino que los propietarios cuidan cada vez más su decoración, con toques vanguardistas y modernos, incrementan sus servicios para un mayor confort del cliente y su carta se ve enriquecida con nuevas creaciones y platos más sofisticados, sin olvidar productos estrella como los pescados y mariscos de la zona. Todo ello hace de estos negocios lugares ideales para disfrutar en cualquier momento del día o de la noche. En definitiva, los chiringuitos son un importante reclamo turístico que generan riqueza y empleo.

La Barrosa, Barceló y Sensimar, lugares de vacaciones para todos

IMG_20160411_121906La playa de La Barrosa y los hoteles Sensimar y Barceló Sancti Petri han sido reconocidos por la Diputación Provincial de Cádiz como lugares que fomentan el turismo accesible, esto es, que sus instalaciones están adaptadas para personas que presenten alguna discapacidad. Una característica que el alcalde, José María Román, ha valorado de manera muy positiva dado que, de esta forma, “Chiclana incorpora un plus de calidad como destino turístico”. La directora del hotel Sensimar Playa de La Barrosa, Milagrosa Martínez, se muestra orgullosa “porque es un premio a la responsabilidad social, que es de gran importancia para nuestra cadena”. Por su parte, el director del Barceló, Fernando Turnes, ha destacado que en el hotel se han hecho inversiones en los dos últimos inviernos en materia de accesibilidad, tanto en los jardines como en las habitaciones. “Hay pequeños detalles de los que no nos damos cuenta, como las alturas de las perchas o las de los interruptores o una rampa en la salida a las terrazas. Son pequeños detalles, que cuestan muy poco y que dan un servicio a clientes que lo necesitan” afirma. En cuanto a la playa de La Barrosa, la delegada municipal de Turismo, Ana González, ha señalado que “es fundamental por la labor social y la responsabilidad social que tenemos” al tiempo que la accesibilidad es un distintivo de calidad que contribuye a alargar la temporada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here