Los socialistas viven una noche de euforia en la Casa del Pueblo

0
220
Román y Verdier celebraron efusivamente la victoria.. Foto: J. carmona
Román y Verdier celebraron efusivamente la victoria.. Foto: J. carmona
Román y Verdier celebraron efusivamente la victoria.. Foto: J. carmona
Román y Verdier celebraron efusivamente la victoria.. Foto: J. carmona

La alegría se desataba a medida que avanzaba el recuento de las mesas

L.R./Chiclana

Había buenas vibraciones en la Casa del Pueblo. Las encuestas eran favorables y según la jornada electoral, había cierta tranquilidad. Los apoderados e interventores iban llegando mesa a mesa dando las buenas nuevas. Las aplicaciones de los terminales móviles y la página web del Ministerio del Interior echaban humo actualizando constantemente.

Las caras de satisfacción se iban notando, muchos pasaban por la plaza Andalucía para ver a los vecinos populares, a tan sólo unos metros, instalados en el Hotel Alboran. Datos y cifras iban llegado el finalmente la alegría estalló. José María Román se alzaban con el triunfo en estas Municipales y los distintos cargos del partido se abrazaban entre ellos.

Román manifestaba su contento “por el gran apoyo que nos han mostrado los chiclaneros”, destacando que habían sido “cuatro años de trabajo y más intenso desde noviembre, donde comenzamos a reunirnos con los distintos colectivos”. Para el socialista el diálogo sería fundamental, ya que, según la composición del Pleno, “el consenso es más que necesario”. Román veía una importante brecha “con trece puntos de diferencias”.

Asegura que “hay mucha gente nueva, por tanto, hace falta dialogar mucho porque tienen que conocer cómo funciona el tema administrativo”. Román pedía en esa noche que no haya “precipitación y que hagamos lo mejor para Chiclana”. También entiende el que el diálogo es importante para con los vecinos, porque esta situación “en la que estamos va a ser preciso políticas de empleo, de inversiones, en todos los sentidos que va haber que explicar a los ciudadanos”.

La alegría siguió hasta buenas horas, aunque Román bromeaba que a la mañana siguiente estaría puntal en su trabajo, para impartir clases a sus alumnos. En la calle Carmen Picazo se volvió a vivir una noche de triunfo socialista con la presencia de más de cien personas en el edificio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here