“El mundo se divide en dos: Sevilla y Cádiz”

0
237

an

C.REYES/Chiclana

Juez chiclanero que no olvida sus raíces y que siempre tiene a Chiclana  presente en su corazón. Un lugar al que, dice, no tiene que volver porque nunca se ha ido ya que aprovecha, cada vez que puede, para escaparse y disfrutar de este lugar. “Sobre todo ahora que hay un atún magnífico”, comenta entre risas. Antonio se enamoró de esta profesión cuando era niño ya que admiraba y le impresionaba la figura de los jueces de esta ciudad, personas que recuerda con gran afecto. Estudió derecho en Sevilla y fue juez en Marchena y El Puerto, hasta que ascendió a magistrado, donde ejerció en el Juzgado de Primera Instancia e instrucción 1 en Tarrasa. También estuvo dos años en Las Palmas de Gran Canaria y de allí volvió a su querida Sevilla. “Yo soy un enamorado de Sevilla y del Sevilla”. Pasó a ocupar plaza en la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia Andalucía, Ceuta y Melilla con sede en Sevilla, y que preside en la actualidad, tras sus nombramientos de 2004 y 2009. Hace unos meses le designaron representante del Consejo General del Poder Judicial en Andalucía Occidental.

Además de este currículum él destaca otra faceta que le apasiona ‘el mundo cofrade’. Y es que dio el pregón de la Semana Santa de Sevilla el año de la Expo, también en Chiclana y en Cádiz. Además, confiesa que, a excepción de una vez, cuando fue pregonero en Cádiz, nunca se ha perdido la Semana Santa de Sevilla.

El magistrado chiclanero se crió en la Calle Larga por lo que tiene unos bonitos recuerdos de su infancia. Parafraseando al poeta Fernando Villalón dice que “el mundo se divide en dos: Sevilla y Cádiz. No he pensado nunca dejar este ecosistema. Vivo entre Sevilla y La Barrosa”. Además, confiesa que nunca dice que “no” a algo que le pidan desde Chiclana, como ocurrió el viernes pasado, que fue invitado por el Ateneo y ofreció una charla con anécdotas vividas durante su carrera como juez. Aunque, respecto a lo judicial, dice preferir mantenerse al margen.

Además, tiene publicados dos libros relacionados con su ciudad ‘Chiclana en la memoria’y ‘Echando un Cachito’. También es autor de la novela ‘La Sombra en el Patio’.  Ahora no tiene tiempo, pero le gustaría escribir un libro vinculado a sus memorias “no porque mi vida tenga gran interés pero sí por las personas que he conocido”. Le apasiona también el flamenco  y es amigo íntimo de Rancapino, como también lo fue de Camarón. Aunque como señala, para poder hacer realidad esta obra “tengo que esperar a que me jubile” .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here