Otra forma es posible: Educar en valores

0
164

En palabras del Doctor en neurociencia, Francisco Mora, la cultura en que vivimos y que hemos conocido se está muriendo. Está naciendo una nueva cultura, donde nos hemos dado cuenta que el ser humano, lo que siente, lo que cree, lo que piensa, lo que hace, y en ello está, aprender y memorizar, es producto del funcionamiento del cerebro. A esto debemos añadir que un cerebro sin valores no sostiene una humanidad sana.

Es por ello que en un colegio del futuro, debemos unir la neuroeducación y los valores éticos que han sostenido a las sociedades sanas durante milenios.

Hoy, está de moda hablar del cerebro y la neurociencia más allá de la filosofía, pero un cerebro sin valores, sin principios se convierte en una herramienta más, como las manos o pies, y los neurociéntificos ya podemos explicar como el ser humano es un ser emocional que piensa y no al revés, por eso las emociones son tan importantes hoy en día en todo el aprendizaje.

Para nuestro entender, La filosofía es la base de una sociedad, pues una sociedad pobre de mente y valores es una sociedad pobre económicamente, la educación es el principal valor de un país y los valores éticos son su estructura.

Una de las herramientas que usamos en esta nueva forma de educar es la Mediación, ésta se enarbola como una de las claves para inculcar valores en la educación del S. XXI, enseñar en las escuelas a entender el conflicto, sin juzgar su valencia positiva o negativa, sino viéndolo como una oportunidad de crecer. Ofrecer una educación desde la más tierna infancia que enseñe que el conflicto es consustancial al ser humano y que existen unas herramientas maravillosas para canalizar dicho conflicto hacia vías constructivas, hacia vías de sanación terapéutica de las relaciones humanas, donde valores transcendentales como la escucha activa, la empatía, la asertividad, la comunicación no violenta, empoderan al ser que las integra en su vida y le otorga una calidad de vida y de relaciones inconmensurables.

Por tanto, existe otra forma de educar donde la Mediación se convierte en una materia trasversal en todos los campos del conocimiento, en una herramienta poderosísima para inculcar valores a los hombres y mujeres del futuro, es algo mucho más valiosa que un mero instrumento de resolución de conflictos. Es una enseñanza que deberían tener todos los profesores del mundo para irradiarla a sus alumnos, y no como una asignatura, sino como una forma de educar y enseñar en todas ellas. Una persona formada profesionalmente en Mediación encuentra siempre la manera de llevar esa cultura a todas sus relaciones y acciones, pues ser mediador no es un traje de quita y pon sino una forma de ver la vida, una actitud que te acompaña siempre vayas a donde vayas y hagas lo que hagas.

Esta nueva educación se está gestando en Cádiz, estamos creando el primer colegio del mundo basado en Cultura de La Paz.

Desiré Olivero – Neuropsicóloga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here