El sentimiento cofrade se vuelve palabra

0
51
Jesús Devesa

Jesús Devesa exalta en su poético pregón la importancia de “evangelizar” en un tiempo en el que “el evangelio multiplica sus páginas y las convierte en paso de misterio”

Nazareno desde los seis años, cofrade comprometido, de sentimiento y palabra profunda y cristiano de sólidas convicciones, Jesús Devesa levantó el telón de la Semana de Pasión chiclanera con un apasionado pregón en verso y prosa.

Un pregón que, tal y como adelantara su presentadora, Gema Freire, Jesús Devesa fue tejiendo finamente hasta lograr lo imposible, narrar con palabras los más profundos sentimientos cofrades, esos que, casi en unas horas, impregnarán las calles de Chiclana de la Frontera.

“Ni aunque yo viviese diez vidas”, aseguró Gema Freire, “tendría la capacidad de transmitir con palabras lo que la Semana Mayor supone para los cofrades como lo hace Jesús Devesa”.

El pregonero ENVUELVE con su verbo aL NUMEROSO público QUE ACUDIÓ AL MODERNO

Y es que desde los primeros instantes, esos que el pregonero hilvanó con casi un infinito “si no fuera” de todas esas cosas, materiales y espirituales, que hacen de la Semana Santa lo que es, Jesús Devesa se ocupó y preocupó por “lo fundamental: evangelizar”.

“En este tiempo de pasión”, resaltó, “el evangelio multiplica sus páginas y las convierte en paso de misterio, en sentimientos…”
Una evangelización a la que se refirió como lo primordial, subrayando que “todo lo demás sobra”.

Encomienda, la de evangelizar, que, de forma muy especial, aconsejó al grupo parroquial del Cristo del Perdón, que muy pronto pasará a ser una nueva y celebrada cofradía chiclanera.

“NO PODEMOS OLVIDARNOS DE AMAR, INCLUSO HASTA eL QUE ESTÁ CONSIDERADO NUESTRO ENEMIGO”

Asimismo, el pregonero dibujó de forma emocionada “un tiempo que”, aseguró, “nos traerá las imágenes de siempre, los mismo abrazos de siempre”. “Y es que en estos días de víspera”, subrayó, “suena la misma música de siempre. Porque los ritos más bonitos y las costumbres más importantes de todos los tiempos son esas que aprendimos de los abuelos, de los padres, las que transmitiremos a nuestros hijos y nietos porque ellos vinieron y vendrán soñando lo mismo de siempre”.

“Sin embargo, a pesar de los años”, enfatizó,”siempre hay un no sé qué que hace distinto a lo de siempre”.

Asimismo, Jesús Devesa, íntimamente ligado a la cofradía chiclanera del Amor, se refirió al amor como “la clave de un cofrade para no perder el norte”.

“La sociedad”, destacó, “está como está, que vaya como está, por la falta de amor entre los hombres. Falta de amor en la política, en los gremios profesionales, en las escuelas, en las religiones del mundo e incluso en la nuestra. Os llamo queridos hermanos para que hagáis historia en vuestra cofradía, enarbolando la bandera del amor. No estamos aquí para pasar de puntillas, pasemos haciendo todo el ruido que podamos, pero siempre en un estruendo de risas y carcajadas”.

“Está bien”, añadió, “que limpiemos plata, que ampliemos el patrimonio, que le demos nuevos aires estéticos al montaje, pero no te olvides de amar, incluso al que está considerado nuestro enemigo”.

“Yo he descubierto la grandeza del amor de las hermandades ahora que no milito en ellas con responsabilidad de cargos y”, aseguró, “me arrepiento de no haber hecho un orden de prioridades, de no pedir perdón a tiempo, de no parar un momento el reloj de las prisas y detenerme a charlar con ese abuelete deseoso de contarme sus batallas cofrades”.
“Nadie sabe del sudor y las lágrimas de los cofrades, del amor que derraman cada día, los 365 días del año, en las casas de hermandad”.

Asimismo, Jesús Devesa quiso compartir los prolegómenos de la Semana Santa chiclanera de la mano del resto de hermandades, a las que se acercó y refirió con pasión y admiración. Palabras que fueron aplaudidas por un aforo que vibró con un pregón que, ahora sí, anuncia la celebración de la Semana de Pasión de Chiclana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here