Atardeceres en el río: a poniente y a levante

0
91

Es rigurosamente cierto que nuestro compañero de GRUPO IROXXI y gran fotógrafo Pedro Leal, es con muchísima diferencia la persona que más fotografías le ha disparado al río Iro. Busca y encuentra infinidad de ocasiones, en muchos casos únicas, para fascinarnos con imágenes idílicas de Chiclana y su río. Las que hoy os mostramos, aunque utiliza el río como eje central, el objetivo sube de las aguas y su cauce para ofrecernos unos atardeceres de la ciudad de Chiclana orientada hacia levante y poniente, en dirección a Medina y al caño de Sancti-Petri.

Estas fotografías de Chiclana, como otras muchas producidas por él, las expuso, el autor, en su cuenta de “facebook“ y fueron muy apreciadas por los muchos amigos que se expresaron en dicha cuenta, es decir, gustó más que otras muchas sobre el mismo tema, ya también publicadas.

Hace ya unos años, aunque no más de treinta, estas dos bellas fotografías pudieran haber formado parte de una serie de “tarjetas postales de Chiclana”, de aquellas que impresas en cartón se utilizaban para indicar, en los viajes, a las familias y amistades los mejores y más singulares lugares por los que pasábamos. Estas postales con un sello de correos llegaban al destino que proponíamos como dirección. Hubiera sido posible entonces que en unos años se distribuyeran un gran número de ellas y serían muchos los que guardarían como recuerdo aquella bella visión de Chiclana, incluso con el paso del tiempo podría haberse transformado en un icono, un símbolo, de la ciudad y su tiempo.

Impresiona la intensa vegetación de sus riberas, que incluso llegan a reducir la amplitud del cauce

Hoy con tanto uso del “whatsapp” y de instantáneas que obtenemos con el teléfono móvil, es mucho más difícil apreciar y consolidar una imagen por muy bella que sea esta, es tanta la producción de imágenes y tan amplísimo el acceso a información gráfica que difícilmente podemos sorprendernos con la belleza de una fotografía y mucho menos retenerla dentro de nuestro cerebro, pues hoy tenemos cientos y mañana volveremos a tener otros miles, nuestras neuronas no están preparadas para retener o seleccionar tanta información.

Por lo expuesto, nos ha parecido apropiado el que estas imágenes, al atardecer en Chiclana, del río atravesando la ciudad se publiquen en nuestro, de Chiclana, periódico y en la página del GRUPOIROXXI en la que solemos, dar a conocer o potenciar características que hacen al rio Iro imprescindible en el desarrollo y urbanismo de la ciudad y no solo por los usos y prestaciones que nos ha ido ofreciendo a lo largo de los tiempos sino además por su intrínseca belleza, más si como conocemos hay ciudadanos, para nosotros bastantes, que van coleccionando con afición y temple estas páginas con las que colaboramos en cada edición del “Periódico de Chiclana”. Al menos las que ellos guardan superarán el paso del tiempo.

Existe una postal, ya ésta icónica, en la que podemos observar como era el lecho del río desde el antiguo Puente Chico: en ella vemos un jardín a la izquierda, la Alameda con el Teatro a la derecha y una espesa vegetación en las riberas, es una instantánea de antes de 1965. Pensamos que en ambos casos en las que mostramos hoy y aquella anterior a la trágica inundación, es la naturalidad, la armonía de la ciudad edificada con la naturaleza exultante de un rio vivo en sus aguas y en el verdor de sus riberas, la que les hace ser bellas.

Los más observadores pueden apreciar en una de las fotografía, la que nos muestra el Puente Azul al fondo, como los últimos rayos de sol del crepúsculo atraviesan las marismas a su mismo nivel e inundan de color dorado la superficie verdosa del rio perfilando un gran lienzo de manchas intensas y de vivos colores.

En la otra fotografía en la que vemos la Chiclana hacia poniente, rio arriba del centro de la ciudad, impresiona la intensa vegetación de sus riberas, que incluso llegan a reducir la amplitud del cauce. En este caso podemos observar los inmensos cañaverales que han crecido y se han expandido en sus márgenes formando un gran conjunto, que aunque se manifiesta con gran esplendor y belleza, son de un gran peligro para el mismo rio. Se trata de la “Arundo donax”, que conocemos como caña común. Es una especie invasora considerada como una de las cien más dañinas a escala mundial, pues constituye una gran amenaza para las especies autóctonas, pudiendo llegar a causar serios problemas para el desagüe natural de los ríos y obstruir sus infraestructuras hidráulicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here