La chiclanera Rocío Gil Hidalgo conquista el título de campeona de España en la modalidad de women´s physique IFBB

Rocío Gil Hidalgo

La deportista chiclanera acaba de conquistar el título de campeona de España en la modalidad de women’s physique IFBB y ya ha sido llamada para presentarse tanto al Europeo como al Mundial

Es fácil ser hembra. Basta un par de tacones y vestidos cortos. Pero para ser una mujer, te tienes que vestir el cerebro de caracter , personalidad y valentia”. Esta frase de la laureada actriz italiana Ana Magnani encabeza uno de los posts que aparecen en el muro personal de Facebook de Rocío Gil Hidalgo tras haber sido etiquetada por una de sus amigas. Abajo, su autora lo cierra y lo dedica con otra frase: “Para todas esas mujeres que considero auténticas”.

Quizás en esas frases esté el secreto, la razón o incluso la filosofía que durante años ha llevado a miles de personas a cuidar su cuerpo de una forma muy diferente a cómo podemos hacerlo el resto de los mortales. Ni mejor, ni peor, sólo diferente. Una forma de vida que obliga a sacrificios, a días, meses y años de entrenamientos y a dietas controladas, pero que también da satisfacciones. Y si no, que se lo pregunten a la propia Rocío Gil Hidalgo después de añadir recientemente a su ya extenso y privilegiado palmarés un nuevo título. En este caso, tras haberse proclamado campeona de España en la modalidad de women’s physique IFBB durante la cita celebrada en la localidad madrileña de Alcalá de Henares.

Un título que lleva aparejada tras de sí una larga historia y que cuenta con nombres propios. Por una parte, el de su entrenador, Julio Pérez, que al fin y al cabo fue quien la introdujo en este mundo. Y por otro lado, la base, el sustento que ha posibilitado en gran parte su actual imagen, como es su patrocinador, Sport Muscle Chiclana, un centro que presta especial atención a la nutrición vinculada al deporte.

Rocío Gil tiene clara su filosofía, sus razones por las que se dedica al culto de su cuerpo y no duda en lucirlo con orgullo, sin esconder lo que para ella es una forma de vida, sin esconder que detrás de un músculo no hay exhibicionismo, sino trabajo, sacrificio y constancia. Y por ello, no duda en mostrarse partidaria de frases como otra de las que comparte en su muro y que sostiene que “el mito de que las mujeres no deben levantar pesas solo se mantiene vivo por las mujeres que temen el trabajo duro y los hombres que temen a las mujeres fuertes”.

Sin duda, Rocío Gil Hidalgo no teme el trabajo duro. A la vista están los resultados. Este duro trabajo se inició hace unos seis años, cuando un día, en el gimnasio, su preparador le hizo ver que tenía un buen físico para dedicarse a lo que antes llamaban culturismo y que ahora se define como mujer musculada femenina.

Tras las primeras fotos, se sintió con ganas, ilusión y fuerzas para iniciar un nuevo camino. De lo que era simplemente hacer deporte en el gimansio pasó a entrenar dos horas diarias de lunes a viernes, ritmo que aumenta a seis días a la semana cuando hay competición a la vista.

Obviamente, tal y como destaca Rocío, “la alimentación es fundamental en estos casos” y por ello debe llevar una estricta dieta. “Al principio cuesta un poco, pero una vez que te adaptas lo que resulta extraño y de verdad cuesta trabajo es comer mal. La clave de todo es mentalizarte. Luego todo es más fácil”.

Tras el éxito alcanzado en la cita de Alcalá de Henares, Rocío ve el horizonte aún más claro y de momento tiene a la vista un reto que le ilusiona y que le aporta una nueva dosis de motivación. Y es que ya ha sido llamada para presentarse al Europeo y al Mundial. La cita, en principio, será el próximo año. El camino sigue.

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Dejar comentario