A setenta años de distancia. Artículo de JM Reina.

0
117

Desgraciadamente, aún hoy día no tenemos que referirnos a la luna, marte o plutón para hablar de cosas que, pese a lo avanzado a lo largo de nuestra historia, siguen estando a muchos años de distancia.

Obsesionados con fronteras que se muestran inalcanzables e incluso estériles, olvidamos que aquí, en la tierra, en España, en la propia Chiclana de la Frontera, también tenemos retos por delante que siguen mostrándose a años, décadas, casi siglos, de distancia.

Se trata de retos que hablan de desigualdad de oportunidades; de brechas que, aún hoy, hacen imposible que se cumplan algunos de los preceptos de la tan traída y llevada Constitución (el derecho a un trabajo y una vivienda digna) o de las fronteras salariales que existen entre quienes, que sepamos, somos iguales: hombres y mujeres.

El dato resulta cuando menos escalofriante. Y es que, según el Sindicato de Funcionarios del Ministerio de Hacienda, el de aquí, no el del Congo (con todos los respetos), hemos de esperar otros setenta años para que, al actual ritmo, se equiparen en España los sueldos de hombres y mujeres. Ahí es nada.

Creemos que este debate, que lamentablemente resulta recurrente según la época del año, debería estar superado, ya que, amén de algún que otro pronunciamiento erudito/trasnochado, no existe ninguna razón objetiva/razonada para que las mujeres que trabajan en la propia Chiclana de la Frontera en empresas, sociedades o, inluso, de forma autónoma no tengan el mismo sueldo que sus compañeros de profesión.

Se trata, más allá de discurso grandilocuentes, de una simple cuestión de voluntad y, sobre todo, de justicia, de esa que ha deprocurar que, como dicta la Carta Magna, todos seamos iguales.

Par muestra un botón, Islandia se convertía a principios de enero en el primer país en legislar la igualdad salarial. Tomen nota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here