Un ciclista Olímpico de Oro

0
146

23 B

CRISTINA REYES/Chiclana

José Manuel Moreno Periñán, nació en Amsterdam pero se vino a vivir a Chiclana a los ocho años. Su padre le prometió que, si aprobaba séptimo curso, le compraría lo que él quisiera, entonces un día José Manuel se presentó delante de su padre con una bicicleta de carretera.  En su adolescencia practicaba varios deportes pero nunca se le pasó por la cabeza convertirse en ciclista, y menos, en campeón del mundo.

Comenzó su andadura en los pedales con carreras de barrio donde se dio cuenta de que era  bastante rápido. En 1988 le llama la selección para entrenar en San Sebastián y compite en el Europeo de ciclismo en pista, evento en el que se proclama subcampeón.

Previamente a los Juegos Olímpicos de Barcelona’92, ya había sido campeón de España de velocidad y de kilómetro contrarreloj y, en 1991, llegó a ser campeón del mundo en esta última prueba.A los Juegos llegó muy preparado y partía como favorito. El ciclista recuerda aquel campeonato con mucho orgullo. Así, José Manuel lograba la primera medalla olímpica en ciclismo y batía el récord del kilómetro.

Después de aquella dulce victoria continuó compaginando carretera con pista y llegó a fichar por Kelme.  Siguió en la modalidad pista hasta el año 2000. Es entonces, a sus 31 años, cuando el ciclista aparca la bicicleta y se retira. Reconoce que antes o después tenía que dejarlo y vio que su momento había llegado. También en ese año su mujer se había quedado embarazada. 

Después de un año sabático monta una empresa de servicios deportivos.

Respecto a los recuerdos que conserva, dice que las victorias siempre quedan grabadas pero que, “los malos momentos también marcan”.

CICLISMO

Ha vuelto a montar en bici por su hijo, que acude a una escuela de triatlón y, por ello, le han entrado ganas de pedalear otra vez. Para el año que viene tiene previsto ir a Aguas Calientes, en México, con su compañero José Antonio Escudero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here