Un trocito de Cuba en Chiclana de la mano del profesor Lázaro Castellón

0
888

19B

C.REYES/Chiclana

En Chiclanason varios los lugares en los que se puede bailar al ritmo de bailes latinos y es que, poco a poco, han ido proliferando espacios destinados a bailar salsa, chachachá, merengue o bachata. Todo ello gracias a que cada vez hay más personas interesadas en este arte. Es el caso de Lázaro Castellón, un cubano que aterrizó en Chiclana en 2005 para abrir un club de baile con un formato que recuerda a un cabaret cubano, con un escenario al fondo. Lo que intenta con sus clases es transmitir la “esencia cubana”.

Esto se puede observar al entrar en la sala Tocororo, ubicada en el Polígono Pelagatos. Un lugar con cuadros, decoración y ambiente latino que hace que te traslades a un rinconcito de Cuba y que quieras comenzar a mover los pies al son de la música. Así, el profesor de salsa cuenta que cada persona que atraviesa el arco que hay a la entrada del recinto, finalmente se enamora de este tipo de baile y del lugar, por lo que acaba quedándose allí.

Actualmente se encuentra volcado con sus alumnos en el centro y lleva un par de años sin salir fuera para bailar, aunque sí realiza cursos  y talleres. Además, imparte clases tanto de iniciación como de avanzado.

El profesor ha sido muy influyente en el baile latino para muchos alumnos que, posteriormente, se han convertido en profesores de baile. Manu Hoyos ha sido alumno y compañero de trabajo, y habla de Lázaro como “la persona que te da las herramientas para que tú las utilices después. Es como la poesía, la poesía sale de ti pero tienes que saber escribir”. Al mismo tiempo, considera que el profesor es muy exigente con sus alumnos pero que “debe serlo para que aprendamos”.

Castellón dice que va más allá de la escuela tradicional y trata de explicar el por qué de los pasos. “A mí no me gusta enseñar un paso y que me copien, yo trato de que lo entiendan”.

El baile latino es seducción y así lo explica el salsero, quien diferencia a la mujer cubana de la española pues, según comenta, “la primera es más tranquila, a nivel de cortejo, sin embargo, aquí las mujeres son más lanzadas”. Además, Castellón dice que él concibe el baile como una forma de vida. “Yo lo vivo día a día aunque hay personas que lo ven como un arte. Esto es como el carnaval para los gaditanos, hay quienes lo ven como un arte y otros que lo viven todo el año. La vida es un carnaval”, dice parafraseando a Celia Cruz.

Cada semana, por su academia pasan 350 alumnos y estrechan fuertes lazos de amistad que hacen que sean como una gran familia. El salsero, a pesar de llevar más de 20 años en España, tampoco olvida sus raíces y cada año viaja a su país con cuatro o cinco amigos de la academia para recordar sus orígenes.

I Congreso de Salsa en España

Lázaro Castellón organizó en 1999 el I Congreso de Salsa en España, en Cádiz. Una especie de réplica de  un congreso celebrado anteriormente en Puerto Rico, que cumple ahora 20 años. “Fuimos prácticamente los que comenzamos con esta movida y gracias a ese congreso la gente me conoce”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here