Valor y honor en La Barrosa

0
230

image

T.ARIZA/Chiclana

Cada 5 de marzo, los chiclaneros rememoran uno de los episodios históricos más importantes de cuantos han ocurrido en la ciudad. Este año se cumple el 205 aniversario de la Batalla de Chiclana, librada el 5 de marzo de 1811 entre las tropas aliadas angloespañolas y las del ejército francés de Napoleón en la zona conocida como la Loma del Puerco, junto a la playa de La Barrosa. Al tratarse hoy en día de la zona turística por excelencia de Chiclana, en ocasiones no reparamos en la relevancia histórica de este lugar, escenario de una lucha encarnizada cuerpo a cuerpo entre decenas de miles de soldados, que se saldó con la derrota de los franceses, fruto del coraje y el valor mostrado por las tropas españolas e inglesas.

Los antecedentes de este capítulo de la historia de España lo encontramos el 7 de febrero de 1810, cuando parte del ejército invasor entró en la villa de Chiclana y establece en ella gran parte de las fuerzas destinadas a sitiar las plazas de la Isla de León (San Fernando) y Cádiz, las únicas ciudades españolas que el invasor nunca llegarían a ocupar. Los soldados franceses no tuvieron ningún reparo en usar la Iglesia Mayor de Chiclana, entonces en construcción, como cuartel y caballerizas, motivo por el que las obras quedaron paralizadas.

Cabe recordar que la Junta Suprema del Gobierno de la Nación se había refugiado en Cádiz ante la invasión de las tropas napoleónicas por lo que su primera determinación fue la de declarar oficialmente la guerra a Napoleón Bonaparte, estableciendo una triple alianza con Inglaterra y Portugal.

Un año después de la entrada de los francesesen Chiclana, el 5 de marzo de 1811, tuvo lugar la famosa contienda de la que salieron victoriosas las fuerzas aliadas, aunque no sirvió para romper el bloqueo al que estaba sometida la ciudad de Cádiz, ni se pudo restablecer la comunicación terrestre con la Isla de León.

LA BATALLA

Al frente de las tropas españolas se encontraba el teniente general Manuel La Peña, por entonces Capitán General de Andalucía y jefe interino del Cuarto Ejército, quien disponía de más de 6.000 soldados que formaban un ejército muy heterogéneo, entre las que había 500 unidades de caballería y 7 unidades de apoyo de artillería.

El mando de la parte aliada lo llevaba el teniente general sir Thomas Graham, un valeroso escocés experimentado en la guerra. Su ejército estaba formado por unos 5.100 soldados, entre los que había 206 jinetes y 10 cañones, sumando unidades británicas y portuguesas.

Los efectivos franceses estaban dirigidos por el Mariscal Victor con su Primer Cuerpo del Ejército, que por entonces contaba con unos 23.000 soldados cuyo puesto de mando quedó establecido en la Casa del Coto, en la Playa de la Barrosa. En el frente oriental, en las provincias de Málaga y Granada, se encontraba el Cuarto Cuerpo de las tropas del Mariscal Sebastiani con 19.000 soldados más preparados para ayudar al primero.

Hacia la una de la tarde del 5 de marzo de 1811 el general Graham recibió el aviso de que el enemigo se presentaba en el llano, por lo que decidió hacerles frente sin consultar ni esperar instrucciones de La Peña argumentando que creía en peligro a su general en jefe y a su Estado Mayor. En la contienda cobró especial protagonismo el batallón de Reales Fusileros Irlandeses, que llegaron a acercarse a menos de 60 metros de los batallones franceses y, cuando abrieron fuego y se lanzaron con las bayonetas, lo hicieron con tal arrojo que el enemigo huyó desordenado. Por otra parte, los 1.221 soldados dirigidos por Dilkes, consiguieron replegar a los 6.000 granaderos franceses.

El combate duró poco más de media hora y, en ese tiempo, los franceses tuvieron más de 2.000 bajas entre muertos y heridos, además de 400 prisioneros. Por su parte, Graham perdió 1.241 soldados entre muertos y heridos, y los españoles, unos 300 soldados.

Al anochecer, Graham y La Peña se entrevistan en la Casa del Coto para planificar acciones futuras, pero la pugna entre ambos mandos hace que el primero se retire hacia la Isla de León, enviando posteriormente un comunicado manifestando su negativa a colaborar en la próxima maniobra. Lapeña informa al Consejo de Regencia y propone la continuación de las acciones sin ayuda de los aliados pero, finalmente, fue destituido.

El 13 de febrero de 1815 el rey Fernando VII ordenó crear la Cruz de Distinción de la Batalla de Chiclana para premiar a las fuerzas que derrotaron al General Víctor. De igual manera, en julio de 1914, el rey Alfonso XIII ordenó crear las Medallas del Centenario para los descendientes de los participantes de aquella Batalla y a cuantos colaboraron en la conmememoración de su centenario. La Cruz de Plata entregada al Ayuntamiento de Chiclana se encuentra expuesta durante el mes de marzo en el Museo de la ciudad. Como dato curioso, cabe destacar que Francisco Montes ‘Paquiro’, el Torero más importante del siglo XIX, convivió durante su infancia con los soldados franceses en Chiclana. Quedó tan impresionado de los uniformes de los oficiales que, años más tarde diseñó el actual traje de luces basándose en estos uniformes.

Destacar también que dese hace varios años, cada 5 de marzo, un grupo de británicos acude a la Loma del Puerco a rendir homenaje a sus antepasados que perdieron la vida en este lugar. Allí se erige un monumento con una placa conmemorativa. En cuanto a la Iglesia Mayor, aún se conservan pinturas realizadas por soldados franceses en la cripta del templo chiclanero.

La Biblioteca Municipal acogerá este sábado el acto conmemorativo

Como viene siendo tradicional cada 5 de marzo, el Ayuntamiento chiclanero ha programado una serie de actos, con la presencia de autoridades civiles y militares, para conmemorar la Batalla de Chiclana y rendir homenaje a los soldados que perdieron la vida en combate. La celebración comenzará a las 12:00 horas en el patio de la Biblioteca Municipal. La presentación correrá a cargo de José Luis Aragón Panés, colaborador de la Delegación de Cultura, y contará con las intervenciones de Antonio Planells Palau, General Comandante del Tercio de Armada, y del alcalde de Chiclana, José María Román.

Una vez terminado el acto, los asistentes rendirán un homenaje a los caídos de la Batalla de Chiclana con una ofrenda floral. Este homenaje se llevará a cabo junto a la placa conmemorativa colocada en la fachada de la biblioteca. La Fuerza de la Infantería de Marina estará compuesta por una unidad de guiones y una sección de fusiles. Concretamente ocho militares de la unidad de guiones, 25 militares con Teniente-Oficial al mando, de la sección de fusiles, un militar de Corneta y dos militares porta coronas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here