Septiembre, tiempo de vendimia en Chiclana

0
99

Un millón y medio de kilos es el balance de la vendimia de este año en la cooperativa de Chiclana, entidad que concentra el 90 por ciento de las uvas que se recogen en la ciudad

Aunque hoy en día Chiclana sea conocida fundamentalmente como un destino turístico de primer nivel y tenga en el turismo su principal motor económico, hubo un tiempo en el que la principal industria de la ciudad estaba ligada a las viñas y a la elaboración del vino.
En la actualidad, la Sociedad Cooperativa Andaluza Unión de Viticultores Chiclaneros, integrada por 170 socios, propietarios de unas 215 hectáreas de viñedos, concentra el 90 por ciento de la uva que se produce en los diferentes pagos de la localidad.

Unas viñas fundamentalmente de carácter familiar y en las que las labores de recolección se realizan de una manera tradicional, ya que la pequeña extensión de las mismas no justifica el uso de maquinaria.

Este año, la recién finalizada vendimia ha dejado una cosecha de un millón y medio de kilos de uva, mayoritariamente de la variedad palomino, aunque también se recolecta Pedro Ximénez y Moscatel.

La tecnología también ayuda en la elaboración de los mostos

Este año, la cosecha recogida ha sido “inferior en un 5 por ciento a la del año anterior, aunque de muy buena calidad, con unas uvas sanas y que han estado por encima de los parámetros que marca el Consejo Regulador para poder proceder a su recolección, con una graduación alcohólica en torno a los 11 grados”, según ha explicado el presidente de esta entidad Manuel Manzano.

Unas uvas que servirán para elaborar en torno a un millón y medio de litros de mosto. De ellos, “el 60 por ciento se venderá a otras bodegas del Marco de Jerez, mientras que el restante 40 por ciento servirá para nuestras propias marcas”, señala Manuel Manzano quien defiende que “los vinos que se elaboran en Chiclana no tienen nada que envidiar a los que se producen en ciudades como Jerez, El Puerto de Santa María o Sanlúcar de Barrameda”.

Unos vinos que, por tradición, tienen en la zona de la Bahía de Cádiz su lugar preferente para su venta y consumo, aunque, según recalca el presidente de la cooperativa, “cada vez estamos notando un mayor número de ventas a ciudades como Madrid, Bilbao o Barcelona“, añadiendo que “a través de nuestra página web recibimos pedidos de personas de esas localidades que han veraneado en Chiclana, han descubierto nuestros vinos y desean seguir disfrutando de ellos durante el resto del año”.

Así, el presidente de la cooperativa se muestra esperanzado por el futuro del sector vitivinícola en Chiclana, destacando que después de una época llena de dificultades y que supuso el arranque de importantes extensiones de viñedos, especialmente en los años 90, “en la actualidad se están produciendo nuevas plantaciones por parte de jóvenes agricultores que, tal vez por necesidad ante las actuales expectativas de empleo, ven en las viñas una salida profesional. Algo que tiene una gran importancia para asegurar el futuro de la uva y el vino en Chiclana”.

Una cooperativa vitivinícola heredera de una tradición que tiene sus raíces en el siglo XVIII

La actual Sociedad Cooperativa Andaluza Unión de Viticultores Chiclaneros es heredera de una larga tradición cooperativista que tuvo su primera experiencia en Chiclana con la Colonia Vitivinícola de Campano, creada en 1884 por Manuel José Bertemati.

En 1956, en el apogeo de la exportación en el Marco de Jerez, un grupo de viñistas crea la Bodega Cooperativa del Campo San Juan Bautista, destinada básicamente a la venta de mostos, con sede en la calle Santísima Trinidad.

Ya en 1992, un grupo compuesto por 304 socios abandona esta entidad, que acabaría desapareciendo en el año 2000, aunque prácticamente quedó sin actividad en 1991, y se creó la Sociedad Cooperativa Andaluza Unión de Viticultores Chiclaneros, que adquirió parte de las existencias y marcas de la anterior cooperativa.

Las actuales instalaciones, 11 naves repartidas sobre 6.000 metros cuadrados, se inauguraron en el año 2000. En ellas se crían y se comercializan vinos como los finos Chiclanero y Salinas, moscateles Matías y Solera, el vino blanco Viña Iro, así como olorosos y Cream.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here